Continuamos con el estudio sobre que significa ser cristiano basado en las palabras de Jesús en Mateo 28:16-20. Empezamos mostrando la autoridad de Cristo y su llamado a que seamos discípulos.

Bautizándolos en el nombre del Padre, del hijo y del Espíritu Santo (v. 19): Debido a la construcción gramatical podemos pensar que se debe enseñar después de ser bautizado y no es así. Bautizar y enseñar son dos actividades coordinadas una a la otra pero subordinadas a haced discípulos. Esto significa que los discípulos se caracterizas por ser bautizados y ser enseñados en la Palabra de Dios. Por medio de ser bautizados y enseñados una persona llega a ser discípulo de Cristo.

Bautismo

La primera etapa de la vida del discípulo, el bautismo, se caracteriza por dos elementos el arrepentimiento y  recibir la Palabra (Hc. 2:38-41) no pasa mucho tiempo desde que Jesús les dijera que tenían que hacer discípulos y ahora vamos a ver un claro ejemplo de arrepentimiento y recibir la Palabra. Que realmente son el mismo, porque para poder arrepentirse primero hay que oír la Palabra de Dios. Después de la venida del ES en pentecostés Pedro ha predicado a un gran número de judíos que se encontraban en Jerusalén de paso y que pertenecían a distintos lugares del imperio Romano. Muchos de ellos se convierten, unos tres mil, entonces le preguntan a Pedro ¿qué haremos? (v. 37) la respuesta es arrepentíos y sed bautizados. Algo inmediato  pero consecutivo. No se puede bautizar sin antes haber un arrepentimiento del pecado. Sin antes darnos cuenta de que nuestra situación era de bancarrota espiritual. Somos pecadores merecedores de la ira de Dios por nuestro pecado, somos pecadores incapaces de salvarse a sí mismos, las buenas obras no salvan, las religiones que inventamos no salvan, las riquezas que podamos acumular no nos libran de presentarnos el día de nuestra muerte delante de Cristo y ser declarados culpables y ser arrojados a lago de fuego que está preparado para Satanás. Pero por misericordia y por gracia Dios ha preparado un sustituto para nuestro castigo, Dios no elimina el castigo porque es Justo y sería una injusticia que el delito quedase sin castigo, pero aquellos que nos arrepentimos de nuestra vida, de lo que hemos hecho y miramos a Cristo el cordero que muere por nosotros recibimos un regalo. Este regalo es una declaración de justicia. Nosotros somos declarados justos a los ojos de Dios y Cristo es declarado culpable pagando por nosotros en la cruz del Calvario. Desde ese momento ya no vivimos una vida esclavos del pecado sino de servicio a Dios somos discípulos de Cristo, viviendo de ejemplo y Palabra.

Entonces si tú crees esto ya estás preparado para bautizarte para ser bautizado no en cualquier ideología sino en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Bautizarse en el nombre de alguien es identificarse con esa persona. En la época de Jesús, era muy común que los maestros bautizasen a sus discípulos como un rito de iniciación en su grupo era una manera de identificarse como seguidor de esa persona. Con Cristo el bautismo no es sólo una manera de identificarse con nuestro Señor Jesucristo sino con su Padre quien planeo la salvación desde antes de la fundación del mundo y con su Espíritu Santo que nos guía en nuestro día a día.

Continuará….

9 comentarios en “¿Qué significa ser cristiano? III: El bautismo

  1. Muy interesante entrada, te propongo que explores la dimensión ontológica de la salvación-justificación. No es suficiente con sustituirnos para no ser castigados, el castigo busca restablecer la justicia, sanar. Por eso la gracia operando en el que ha creído el mensaje de Jesús por el Espíritu Santo y se bautiza le hace nueva criatura. En otras palabras restaura su naturaleza caída. El lo que en la teología paulina se conoce como μετανοια (metanoia) conversión. Ánimo y adelante con tus reflexiones, buen trabajo.

    1. Es un tema muy interesante que se adentra en la teología sacramental. La reflexión de la Iglesia primitiva al respecto se puede rastrear en los escritos de los padres de la Iglesia. Por otra parte no creo que sea gracio o bautismo. Me afilio a una lectura conjuntiva: gracia y bautismo, como dice el evangelio: el que creyere y fuere bautizado. Tambien podemos inspirarnos en la escena de Felipe y el Etiope: aqui hay agua ¿qué impide que sea bautizado? Sin embargo esta postura nos entra de lleno en la discución por la eficacia del sacramento. Sin embargo ya en los tres primeros siglos se hablaba de tres tipos de bautismo:
      1-Bautismo normal, el descrito con agua.
      2- El llamdo bautismo de sangre, los catecúmenos que morian martirizados sin llegar a bautizarse.
      3- El bautismo de deseo, se refiere a quellos catecumenos que mueren por causas naturales sin alcanzar a bautizarse.
      Claro que esto es un tema de teología bastante denso pero muy apasionante. Rastrear la reflexión teológica a lo largo de los siglos sobre el tema es maravilloso.

      1. Buenos días, aslansj!
        Gracias por seguir el blog!!

        En este blog intento hablar acerca de aquello que aparece en la Biblia. Cuando estudiamos cuales son los mandamientos de Dios para su Iglesia encontramos el buatismo normal, el de agua. Ni el bautismo de deseo ni el de sangre aparecen, por eso no hablo de ellos.

        Un saludo.

      2. Agradeceria que elimines mi respuesta anterior, es poco legible, tengo problemas con mi celular que ya tiene sus años y me falla. La reescribire desde mi pc cuando tenga oportunidad. Gracias.

      3. Hola aslansj!!
        Ya lo he eliminado. Cuando digo que en este blog intento hablar acerca de aquello que aparece en la Biblia es porque esta es mi intención tanto cuando escribo como cuando enseño en la iglesia. Pero en los comentarios cualquiera puede hacer el aporte que quiera.

        Gracias por comentar y sobre todo por argumentar tan bien tus aportes.

        Bendiciones.

    2. Esta es la tercera entrada de una serie donde hablamos acerca de lo que realmente significa ser cristiano. Jesús llama a los Once (Judas ya no estaba) a hacer discípulos y lo que caracteriza a un discípulo de Cristo son dos cosas: Bautizarse y guardar los mandamientos de Cristo (Mt. 28:16-20). Ambos son dos mandamientos que el discípulo debe hacer, pero la salvación no es algo que el debe hacer, porque no puede. Nadie puede salvarse a sí mismo sino que es un don de Dios. La salvación es por fe (Ro. 1:17; Gá. 3:11; Hb. 10:38). Así que no es necesario bautizarse para ser salvo, pero aquel que ha creído y no se bautiza está desobedeciendo los mandamientos de su Señor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s