¿Qué significa ser cristiano? III: El bautismo

¿Qué significa ser cristiano? III: El bautismo

Continuamos con el estudio sobre que significa ser cristiano basado en las palabras de Jesús en Mateo 28:16-20. Empezamos mostrando la autoridad de Cristo y su llamado a que seamos discípulos.

Bautizándolos en el nombre del Padre, del hijo y del Espíritu Santo (v. 19): Debido a la construcción gramatical podemos pensar que se debe enseñar después de ser bautizado y no es así. Bautizar y enseñar son dos actividades coordinadas una a la otra pero subordinadas a haced discípulos. Esto significa que los discípulos se caracterizas por ser bautizados y ser enseñados en la Palabra de Dios. Por medio de ser bautizados y enseñados una persona llega a ser discípulo de Cristo.

Bautismo

La primera etapa de la vida del discípulo, el bautismo, se caracteriza por dos elementos el arrepentimiento y  recibir la Palabra (Hc. 2:38-41) no pasa mucho tiempo desde que Jesús les dijera que tenían que hacer discípulos y ahora vamos a ver un claro ejemplo de arrepentimiento y recibir la Palabra. Que realmente son el mismo, porque para poder arrepentirse primero hay que oír la Palabra de Dios. Después de la venida del ES en pentecostés Pedro ha predicado a un gran número de judíos que se encontraban en Jerusalén de paso y que pertenecían a distintos lugares del imperio Romano. Muchos de ellos se convierten, unos tres mil, entonces le preguntan a Pedro ¿qué haremos? (v. 37) la respuesta es arrepentíos y sed bautizados. Algo inmediato  pero consecutivo. No se puede bautizar sin antes haber un arrepentimiento del pecado. Sin antes darnos cuenta de que nuestra situación era de bancarrota espiritual. Somos pecadores merecedores de la ira de Dios por nuestro pecado, somos pecadores incapaces de salvarse a sí mismos, las buenas obras no salvan, las religiones que inventamos no salvan, las riquezas que podamos acumular no nos libran de presentarnos el día de nuestra muerte delante de Cristo y ser declarados culpables y ser arrojados a lago de fuego que está preparado para Satanás. Pero por misericordia y por gracia Dios ha preparado un sustituto para nuestro castigo, Dios no elimina el castigo porque es Justo y sería una injusticia que el delito quedase sin castigo, pero aquellos que nos arrepentimos de nuestra vida, de lo que hemos hecho y miramos a Cristo el cordero que muere por nosotros recibimos un regalo. Este regalo es una declaración de justicia. Nosotros somos declarados justos a los ojos de Dios y Cristo es declarado culpable pagando por nosotros en la cruz del Calvario. Desde ese momento ya no vivimos una vida esclavos del pecado sino de servicio a Dios somos discípulos de Cristo, viviendo de ejemplo y Palabra.

Entonces si tú crees esto ya estás preparado para bautizarte para ser bautizado no en cualquier ideología sino en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Bautizarse en el nombre de alguien es identificarse con esa persona. En la época de Jesús, era muy común que los maestros bautizasen a sus discípulos como un rito de iniciación en su grupo era una manera de identificarse como seguidor de esa persona. Con Cristo el bautismo no es sólo una manera de identificarse con nuestro Señor Jesucristo sino con su Padre quien planeo la salvación desde antes de la fundación del mundo y con su Espíritu Santo que nos guía en nuestro día a día.

Continuará….

¿Qué significa ser cristiano? II: Ser discípulos.

¿Qué significa ser cristiano? II: Ser discípulos.

Continuamos con nuestro estudio de que significa ser cristiano….   

Haced discípulos (v. 19): Este es la orden de Cristo no es ir y hacer cristianos en referencia a animar a la gente a apuntarse a una nueva religión, ya hemos visto que Jesús es totalmente distinto de cualquier otro tipo, no es una nueva religión sino que la verdadera relación que alguien puede tener con Cristo, con su salvador es la de discípulo. Cristianos es una denominación externa (Hc. 11:26-30) usada por primera vez en Antioquía y lo que significa es del partido de los cristianos, cuando se pensaba en el mundo griego que los cristianos eran una ideología a la que uno podía afiliarse como a un partido político. Pero Jesús nunca quiso que esa fuera la concepción que tuviésemos de la relación que tiene que tener aquel que cree en Cristo con su señor. Ser cristiano es una etiqueta, un tag, una marca que nos identifica de una manera con Cristo. Hay millones de personas en el mundo que se identifican como cristianos. En España, por ejemplo, el 26% de la población se denomina cristiana católica y va como mínimo una vez al mes a la reuniones, ya sin contar los que se denominan católicos y no van. Esto en un país con 47 millones de habitante implica que hay al menos 12 millones que son cristianos “practicantes”. Así que hay muchos tan solo en España, hay mucha gente que tiene el tag, la etiqueta de cristiano, pero no todos los cristianos son discípulos de Cristo en cambio todos los discípulos de Cristo son cristianos.

hasttags
Ser cristiano es una etiqueta, un tag, una marca que nos identifica, de una manera que no nos compromete, con Cristo.

Jesús busca discípulos que se bauticen, que guarden sus mandamientos entre ellos el de congregarse unos con otros. Así que nuestra búsqueda para nuestra vida y la de aquellos que nos rodean no es convertirlos a una religión que se cuelguen la etiqueta de pertenecer a esta iglesia o a la otra. De se quiten la etiqueta de católicos y que se pongan la evangélicos sino que busquen el camino del discipulado de Cristo. Que se conviertan en discípulos del Maestro único que es Cristo, este es el llamado.

 

La única manera de conocer el incalculable valor de Cristo y de su reino es entregar nuestra vida entera para ser vivida en discipulado. Hay una llamada de Jesús a este estilo de vida “Venid a mí, todos los que estáis cansados y cargados, y yo os haré descansar” (Mt. 11:28) es un llamado a todas las personas que están desesperados, cansados de intentar salvarse a sí mismos, cargados por su propia bancarrota espiritual estas personas son invitadas a ir a Cristo con la promesa de que Él los va a hacer descansar. Pero cuando seguimos leyendo vemos que lo de descansar ya no aparece tan claro “Tomad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí v. 29. Así que a las personas cansadas Jesús quiere que lleven un yugo, pero no cualquier yugo sino mi yugo. En el contexto que está hablando el yugo representa las enseñanzas que una personas tenía que obedecer, que cargar en su vida, y que provenían de los maestros que enseñaban la palabra de Dios. Debido a la mala interpretación y alteración y a las añadiduras a la ley de Dios el yugo, la enseñanza, de los fariseos era falta de fundamento y falsas el resultado era una enseñanza que hacían daño y mataban a aquellos que las practicaban. En contraposición a este yugo de los fariseos Jesús presenta su yugo sus mandamientos y enseñanzas que tienen que ser puestas en práctica en la vida del creyente, el cual es definido como un yugo fácil que transporta una carga ligera y para transportarlo tenemos un ejemplo viviente que es Cristo. Que sea fácil significa que es del tamaño adecuado, un yugo demasiado grande o pequeño hace daño en el cuello del animal que lo lleve, aunque el carro esté vacío. Que la carga sea ligera significa que podremos llevarla no sin esfuerzo, porque carga hay, sino que estamos capacitados para llevarla.

Así que cuando Jesús dice venid a mí, no lo hace para darnos una medalla o un reconocimiento sino para que seamos sus discípulos, llevemos la misma carga que él llevó, aprendamos de su humildad y mansedumbre, que prediquemos el verdadero evangelio del reino y guardemos sus mandamientos. En resumen, que seamos sus discípulos y sólo de esa manera de “hallar descanso para nuestras almas” Mt. 18:29.

             Un entendimiento puramente intelectual, decir que somos cristianos, nunca ha hecho un discípulo a nadie. La verdad aprendida de Cristo a través de su Palabra y de su ejemplo deben ser la forma de vida del discípulo genuino. Nuestra fe debe ser apropiada por el corazón, la mente y la voluntad para que uno permanezca o continúe en la verdad. Sólo entonces seremos discípulos de Cristo. Listos para caminar en fe por la vida siguiendo a nuestro maestro.

Continuará…..

Consejos.


Existen muchas clases de tesoros desde el tradicional cofre que los piratas buscaban con ahínco en un vetusto mapa marcado con una cruz hasta el custodiado por el dragón Smaug en la montaña solitaria, narrado en la obra de Tolkien, El Hobbit.

También existen una clase de tesoros inmateriales que sólo adquieren todo su valor cuando son usados de manera correcta. Salomón conocía de su valor, por eso dedica todo su libro proverbios a enseñar mediante estos tesoros intangibles como son la sabiduría, los mandamientos y los consejos.

E hizo Joás lo recto ante los ojos de Jehová todos los días de Joiada el sacerdote.” 2ª Cr. 24:2

 “Y Joiada hizo pacto entre sí y todo el pueblo y el rey, que serían pueblo de Jehová.Después de esto entró todo el pueblo en el templo de Baal, y lo derribaron, y también sus altares; e hicieron pedazos sus imágenes, y mataron delante de los altares a Matán, sacerdote de Baal2ª Cr. 23:16-17

       El pueblo de Judá venía de tres reinados considerados malos. Todos ellos consumados con sendos baños de sangre para eliminar toda posibilidad de rebelión. El último incluso llevó al trono a Atalía una mujer que no era descendiente de David, y por lo tanto no podía estar en el trono de Judá.

Ante la matanza que Atalía estaba haciendo Joiada y Josabet esconden a Joás, cuando no era más que un bebe. Seis años después ese bebé se convertiría en el rey más joven de Judá.

Pero la evidente incapacidad de un niño de 7 años para gobernar convierten a Joiada en el regente. Su influencia en Joás es tal que la Palabra nos dice que mientras él vivía Joás hacía lo bueno, se mantenía firme y el país prosperaba “Y se regocijó todo el pueblo del país; y la ciudad estuvo tranquila2ª Cr. 23:21

Muerto Joiada, vinieron los príncipes de Judá y ofrecieron obediencia al rey; y el rey los oyó 2ª Cr. 24:17
 

       En cuanto Joiada murió Joás fue incapaz de buscar buenos consejos, incapaz de encontrarlos en la Ley de Dios. Mostró su inmadurez puesto que escuchó a los primeros que se le asomaron en palacio y sus consejos no eran como los de Joiada.

La vida de Joás dió un giro de 180º para pasar de reconstruir el templo de Dios a adorar a Baal y Asera e incluso matar al hijo de Joiada, Zacarías, que venía a avisarlo de su mala conducta.

Y cuando se fueron los sirios, lo dejaron agobiado por sus dolencias; y conspiraron contra él sus siervos a causa de la sangre de los hijos de Joiada el sacerdote, y lo hirieron en su cama, y murió. Y lo sepultaron en la ciudad de David, pero no en los sepulcros de los reyes2ª Cr. 24:25

       Los malos consejos llevan a los malos caminos. Los malos caminos a los malos destinos. Joás acabó siendo perseguido por los sirios, muerto en una conspiración por sus siervos y deshonrado por el pueblo, pues no lo enterraron con los reyes, dando a entender que no lo merecía. Este mismo pueblo era el que se gozaba con la regencia de Joiada.

Muchas veces no valoramos el poder de las palabras, la capacidad para mover montañas de las ideas. Las experiencias, las vivencias o los consejos de personas que ponen su confianza en Dios son una fuente maravillosa de sabiduría de Dios para nuestra vida.

De la misma forma debemos aprender a valorar esos momentos donde tenemos la oportunidad de dar un consejo a otra persona porque pocas cosas hay tan poderosas en la vida de una persona como un consejo en un momento oportuno.

 
Manzana de oro con figuras de plata
Es la palabra dicha como conviene.Pr. 25:11

Saber.


La mayoría de las cosas que hacemos en la vida son resultado de necesidades, si tenemos nuestra casa en orden, es debido a la necesidad que tenemos de vivir saludablemente, si tenemos amigos es debido a la necesidad de socializarnos, si comemos es debido a la necesidad de alimentarnos y seguir viviendo.

Pero no sólo del presente tiene necesidad el hombre sino hay una necesidad que ante la incapacidad de saciar muchas veces puede llegar a obsesionarlo y controlar su vida. Es la necesidad de conocer como se van a desarrollar los acontecimientos, o sea, el futuro.

       Miles de personas gastan energía y dinero por intentar asomar la cabeza a esa niebla densa que es el día de mañana. Tan solo hay que hacer zapping una noche cualquiera para ver la cantidad de programas que anuncian poder interpretar, por medio de métodos de diversa índole, el futuro.

Y se sentó en el monte de los Olivos, frente al templo. Y Pedro, Jacobo, Juan y Andrés le preguntaron aparte:Dinos, ¿cuándo serán estas cosas? ¿Y qué señal habrá cuando todas estas cosas hayan de cumplirse?Mr. 13:3-4

        Esta necesidad de saber la tenemos todos los seres humanos es algo inherente a nosotros. Los discípulos también tenían esta preocupación, ante un Jesús que hasta en tres ocasiones anuncia que lo van a matar, surge entre ellos la inquietud ante el futuro. Además Jesús anuncia que el templo será destruido (refiriendose a él) en una imagen que los discípulos no entendieron.

Pero ¿cuál era la finalidad de Jesús al decir estas palabras? o preguntándolo de otra forma ¿Cuál es la razón de conocer que habrá un final? Los cristianos gastamos muchos esfuerzos en interpretar las palabras de Jesús y del resto de la Palabra de Dios con respecto a la escatología. Se forman grandes debates y se escriben decenas de libros acerca de términos como mileniarismo, tribulacionismo, anticristo, todos con sus pre-, post- y a- correspondientes. ¿Pero es este el motivo original porque se nos da un libro llamado Apocalipsis?

Y es necesario que el evangelio sea predicado antes a todas las naciones.Mr. 13:10

       No quiero decir que esté mal estudiar escatología, sino que el sentido original de saber que habrá un punto y final, una línea de no-retorno es que nos apuremos a predicar el evangelio, y que vivamos vidas 100% entregadas, porque puede ser que mañana sea ese día.

Después de mucho tiempo vino el señor de aquellos siervos, y arregló cuentas con ellos.Mt. 25:19

       En el evangelio de Mateo se nos presenta esta idea muy clara con la parábola de los talentos. El hombre que se va lejos (Cristo) deja sus posesiones (talentos) en manos de sus siervos (cristianos confesos) cada uno de ellos con distinto grado de responsabilidad. La fidelidad es la cualidad requerida para todos ellos y todos los que son fieles dan fruto de alguna forma. El siervo infructífero es descubierto como hipócrita y finalmente destruido.

Porque al que tiene, le será dado, y tendrá más; y al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado. Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.Mt. 25:29-30

       Ninguno de nosotros decide el tiempo de vida que tenemos de la misma forma que los siervos de la parábola no decidieron el tiempo de viaje de su señor. Pero sí decidimos que hacer con el tiempo de vida que se nos ha dado. Saber que nuestro Señor Cristo vendrá un día a buscar a Su Iglesia, como prometió, entre otras ocasiones, a los discípulos, no sólo nos debe dar tranquilidad sino que nos debe “meter prisa” por hacer su obra, por predicar su evangelio, por ayudar a los necesitados, por dar fruto con estos talentos que todos tenemos, porque de la misma forma que tenemos la fe firme de que Él vendrá también debemos tener la fe firme de que Él arreglará cuentas con nosotros por lo que hemos hecho con lo que Él nos ha dejado.

El origen de la alabanza.


Todas las cosas que conocemos tienen un origen, una génesis que las crea, les da forma e identidad. Suele ser un punto de inicio, una idea, un sueño, una oportunidad, que las hace nacer e ir en una dirección.

La alabanza, o gloria, que le damos a Dios tiene una génesis particular porque surge de Dios para volver a él mismo.

 “Esta tenía una hermana que se llamaba María, la cual, sentándose a los pies de Jesús, oía su palabra.Pero Marta se preocupaba con muchos quehaceres, y acercándose, dijo: Señor, ¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues, que me ayude.Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas.Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada.” Lc. 10:39-42

       Puede parecernos un gesto descortés pero María prefirió estar escuchando a Jesús en primera fila, literalmente a sus pies, que “perder” el tiempo ayudando a su hermana. Ante la oportunidad única de poder estar con Jesús, María no la desaprovechó, aunque esto incomodara a Marta. Esto nos habla del concepto de ambas tenían de Jesús. Marta, como anfitriona, quería servir a Jesús, que él se sintiese cómodo, cosa loable, pero María prefirió ser servida por Jesús, prefirió participar del banquete que representaban las palabras y enseñanzas de Jesús.

“Seis días antes de la pascua, vino Jesús a Betania, donde estaba Lázaro, el que había estado muerto, y a quien había resucitado de los muertos.Y le hicieron allí una cena; Marta servía, y Lázaro era uno de los que estaban sentados a la mesa con él.Entonces María tomó una libra de perfume de nardo puro, de mucho precio, y ungió los pies de Jesús, y los enjugó con sus cabellos; y la casa se llenó del olor del perfume.” Jn. 12:1-3

       No sabemos bien que llevó a María a ungir el cuerpo de Jesús, lo cual era un acto profético de su muerte. Pero sí podemos intuir que los dos relatos están conectados, la alabanza aquí demostrada en un ungimiento con perfume, había nacido tiempo atrás en un corazón que estuvo a los pies de Jesús. La alabanza “visible” y verdadera como lo que nos narra Juan no deja de ser el reflejo de una vida de agradecimiento y esta vida de agradecimiento nace por unos oídos atentos y un corazón abierto a las palabras del Maestro.

Unos versículos más adelante Jesús va a echar en cara de sus discípulos que él no va a estar mucho más tiempo con ellos, que debían aprovecharlo. María supo aprovechar a Jesús, aprovechar para escucharlo, aprovechar para alabarlo como se merecía el Hijo de Dios, mientras tanto Marta seguía sirviendo mesas. No es que Marta hiciera lo incorrecto, es que entre lo bueno y lo mejor, se quedó sirviendo mesas.

De la misma forma que Marta y María muchas veces en nuestras iglesias y en nuestras vidas nos pasamos el tiempo planeando cosas para Dios, actividades evangelísticas, conciertos, conferencias, etc. Y dejamos de lado lo más importante ponernos a los pies de Dios y sólo disfrutar de su palabra, de su amor, de su justicia, de sus mandamientos, de sus propósitos y dejar que eso sea germen de alabanza, alabanza verdadera con la que igual que María ungir a nuestro Dios.

El precio de seguir a Cristo.


Existe una corriente de pensamiento, que quizás es mayoritaria en la sociedad occidental actual, que dice que aceptarse a uno mismo y a los demás con sus ideas y formas de vida es algo imprescindible a la hora de desarrollar una autoestima equilibrada y por ende funcionar en la sociedad de una manera responsable. Las personas que no se aceptan a sí mismas son consideradas por demás individuos como personas intolerantes o arcaicas, como provenientes de otro mundo.

Es curioso que ante esta idea de la aceptación tan generalizada en la sociedad de hoy en día Jesús planteo otra distinta, pero indispensable, en la Palabra de Dios.

Si alguien quiere venir en pos de mí nieguese a sí mismo, tome su cruz y sígame” Lc. 9:24

La imagen que Jesús emplea aquí para ilustrar el acto de obedecerle y seguir sus mandamientos en la relación Maestro/Discípulo, muchos discípulos de Jesús le seguían literalmente tras él a lo largo de su ministerio. Ninguno de los discípulos seguía a Jesús obligado, algunos lo hacían por interés, pero a lo largo del ministerio de Jesús va dejando claro quienes lo seguían de corazón y quienes no.

Negarse nos habla en un principio de voluntariedad Jesús no obliga a nadie a seguirle y nadie puede ser obligado a tomar una cruz si no quiere hacerlo. Desde el huerto del Edén los hombres hemos tenido libertad de decisión acerca de Dios, podemos elegir obedecerle o no. Dios en su gran misericordia nunca ha dejado al hombre sin la libertad de la elección. De la misma forma ni la familia, ni la iglesia pueden obligar a nadie a seguir a Cristo.

Pero esta decisión voluntaria implica otra acción a realizar, que es la “negarse a sí mismo” Aquél que se niega a sí mismo abandona toda confianza en lo que uno es por naturaleza, y depende únicamente de Dios. Negarse nos habla de renunciar a nuestros propios intereses y ambiciones, metas e ideas, todas ellas legítimas para ponerlas todas a pies de Cristo. Tenemos una definición perfecta de esta negación en Flp. 3:7-11 Pablo considera todo como pérdida por amor a Cristo, estimar todo como pérdida no es que menospreciemos lo que tenemos o lo que logremos alcanzar, sino que demos el primer lugar a Dios.

Después de negarnos a nosotros mismos debemos tomar nuestra cruz. La idea es la de un condenado llevando su propia cruz al lugar de ejecución. Sin embargo, lo que el condenado hace por obligación el discípulo de Cristo lo hace de buena gana. Voluntaria y decididamente acepta el dolor, la vergüenza y la persecución que va a ser su porción particular debido a su lealtad a Cristo. Un chico toma su cruz cuando, sabiendo que lo que le esperan son burlas y menosprecio, reconoce delante de sus compañeros de clase que él ama a Cristo, un misionero toma su cruz cuando a sabiendas de que pueden matarlo decide ir a predicar a un grupo étnico sin alcanzar una familia toma su cruz cuando acepta que uno de sus hijos parta a otro país a trabajar en la obra de Dios y no lo lleva con rencor sino con agradecimiento y con amor.

Finalmente, debe comenzar a seguir a Jesús y perseverar en ello. Ser discípulo no es un trabajo en el cual entrar a una hora y sales para irte a casa a estar con tu familia, ser discípulo es una vida. No hay horarios, los seguidores de Cristo lo son las 24 horas del día.

Y este es el panorama que les pinta Jesús a los que quieren seguirle, la verdad es que como plan de marquetin igual no es muy bueno, sígueme y renuncia a todo lo que eres, sígueme y ganarás vergüenza y puede que te persigan, no es algo que la sociedad esté dispuesta a aceptar de buenas a primeras, ni era algo dispuesto a ser aceptado por los conciudadanos de Jesús.

     El que no cedió el primer lugar: Mr. 10:17-31.

Negarse a sí mismo implicaba ceder el lugar de más importancia en la vida de este hombre, que era el dinero y dárselo a Dios. Jesús le da en el talón de Aquiles a este hombre. Evidentemente Jesús no está diciendo que todas los ricos deban vender todas sus riquezas y dárselas a los pobres, no se lo pidió a Abraham, por ejemplo, ni a Job, pero sí estaba pidiendo algo que le pidió a Abraham y a Job y eso es el primer lugar en la vida. Cuando Dios le pide a Abraham que sacrifique su único hijo, realmente le estaba pidiendo que demostrara que era los más importante es su vida, obedecer a Dios o su hijo.

Cuando Satanás se presenta ante Dios por la vida de Job la discusión es esa “Pero extiende ahora tu mano y toca todo lo que tiene, y verás si no blasfema contra ti en tu misma presencia.” Jb. 1:11. Pero vemos como a pesar de todo Job no blasfema contra Dios ni deja de respetarle.

¿Le damos a Dios el primer ligar en nuestra vida? ¿si Dios nos pidiera sacrificar cualquier cosa en nuestra vida lo haríamos? Pueden ser posesiones materiales como el el caso de este joven o de Job, puede ser otra persona como el caso de Abraham, puede ser nuestro trabajo, nuestra iglesia. No pensemos que todo lo que intente usurparle a Dios el primer puesto van a ser cosas malas, todo lo contrario suelen ser las buenas, las que le damos mayor importancia, pero seguir a Cristo es tenerlas por pérdida.

     El que dio largas al llamado:  Mt. 8:21-22.

Hay personas que siempre van dando largas a Dios. En este caso podemos pensar que fue cruel que Jesús no dejara a este hombre ir a enterrar a su padre, pero es que su padre no estaba muerto. La frase “ir a enterrar a mi padre” realmente quiere decir esperar a que mi padre muera. Probablemente porque tenía el deber de cuidarlo en su vejez o porque esperaba que su padre no aceptara ese estilo de vida, entonces prefería no darle el disgusto o no dejarlo solo y cuando se viera libre esta tarea pues seguiría a Jesús. Y aquí vemos otra realidad que puede ocurrir en nuestra vida y es la de darle largas a Dios. Muchos jóvenes sienten el llamado de Dios pero creen que son jóvenes y quieren disfrutar de la vida y prefieren dejar las cosas de la iglesia y de Dios para cuando sean mayores y ahí poder dedicarse en pleno o cuando una pareja es joven dice que no puede dedicarle tiempo a las cosas de Dios y deja de congregarse porque tiene derecho a disfrutar de su familia.

      Los que ‘lo dejaron todo‘: Lc. 5:1-11.

Por el contrario aquí vemos a unos pescadores que siguen incondicionalmente a Jesús. Un grupo de cuatro hombres que al escuchar a Jesús y ver sus obras decidieron dejar todo, familia, trabajo, el respeto de sus vecinos, por seguirlo. Andrés, Pedro, Juan y Jacobo no eran niños, eran hombres con familias tenían muchas excusas para no ir con Jesús, pero decidieron dejar todo en un segundo plano. Unos pocos versículos delante vemos como Mateo fue llamado de la misma forma, y no hubo miradas atrás, no dudaron, no quisieron arreglar las cosas antes, sino que siguieron a Cristo y estos hombre junto a otros 7 más cambiaron el mundo. No fue que supieran más que el joven rico, no fue que se esforzarán más que el que quería enterrar a su padre antes, fue el poder de Dios a través de vidas que le dieron el primer lugar. Y por el echo de renunciar a lo que tenían les fue dado más de lo que esperaban “Y cualquiera que haya dejado casas, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, por mi nombre, recibirá cien veces más, y heredará la vida eterna.” Mt. 19:29 Este versículo no nos habla de premio que obtenemos o paga sino de eterno cuidado. Dios siempre suplirá la vida de los que le siguen y si seguirle implica pérdida de familia Dios suplirá esa pérdida de una manera increíble.

Conclusión:

Ser cristiano va ligado a seguir a Cristo y seguir a Cristo va ligado a negarnos a nosotros mismo y a tomar nuestra cruz todos los días. Cojamos a nuestras ideas personales, nuestras ambiciones, nuestros sueños, planes e ilusiones y pongámoslas a los pies de Cristo. Puede que los discípulos antes de seguir a Jesús tuvieran ambiciones o sueños o planes para sus familias pero lo dejaron todo para seguir y obedecer a Cristo. Y pasaron de ser pescadores a ser pescadores de hombres, a cambiar la historia.

No se puede ser discípulos de Jesús si seguimos otras cosas, si la primera prioridad son otras cosas, por muy buenas y legítimas que sean. Que Cristo y su obra sean lo primero en nuestras vidas siempre Amen.

El hombre de la mano seca y la elección de los Doce.


                            Marcos 3:1-19
 
         Este pasaje de Marcos nos cuenta tres episodios el primero de ellos es el del hombre de la mano seca. Este se halla en los tres evangelios sinópticos (Mt. Mr. y Lc.) y todos nos relata el mismo hecho pero variando en ciertos detalles. Pero todos coinciden en la idea central: 1. Jesús fue a la sinagoga en un día de reposo. Esto era algo bastante normal en al vida de Jesús que según nos cuentan los evangelio Jesús acostumbraba a ir a la sinagoga habitualmente Mr. 1:21 “Y entraron en Capernaum; y los días de reposo, entrando en la sinagoga, enseñaba.” Vemos a un Jesús que aunque disconforme con la religiosidad de su momento participaba de una manera activa en la vida de congregacional judía. Jesús siempre respetó todos los preceptos de la Ley y las formas del momento, a pesar de no salir explícitamente en los mandamientos de Moisés como era la sinagoga. La sinagoga, según los historiadores, nace con los judíos expatriados, en Babilonia probablemente debido a la política de este imperio, que solía hacer políticas de distribución poblacional, o sea que repartían a la población de un país conquistado por todo el territorio del imperial, con vistas a que en ningún lugar o población se crearan guetos ni que la población inmigrante se volviera mayoritaria en ningún sitio. También mezclaban a la gente separando familias para lograr que el individuo perdiera el sentimiento identitario de la nación de que prevenía. Ante esta circunstancia y debido también a la cierta libertad religiosa con que contaban, se fueron formando sinagonas, centros de reunión en todas aquellas poblaciones en las cuales había algunos judíos.
La sinagoga es un lugar mayormente instructivo. Se reunían en grupos pequeños para leer la Torá y ser educados en ella. Una función muy parecida a la que hacemos en   nuestras iglesias hoy en día.
2. Lo siguiente que encontramos en el pasaje de Marcos es que había presentes algunos fariseos con el fin de hallar motivos para acusar a Jesús. Existía un complot claro contra Jesús el objetivo era Él, si nos fijamos no ha ataques directos a los discípulos en ningún momento. Él era el enemigo a derribar Lc. 6:11. El problema que tenían los fariseos para acusar a Jesús y sacárselo de en medio, es que existían una serie de normas para poder acusar a alguien. Y la principal de ellas era que Jesús debía desobedecer la Ley. Y por eso hay esta continua vigilancia por parte de fariseos o personas afines a ellos. “Entonces muchos de los judíos que habían venido para acompañar a María, y vieron lo que hizo Jesús, creyeron en él.Pero algunos de ellos fueron a los fariseos y les dijeron lo que Jesús había hecho.” Jn. 11:45 aquí podemos ver que siempre que Jesús hacía o decía algo había alguien de parte de los fariseos escuchando.
Y en esta ocasión la prueba en la que habían colocado a Jesús era saber si iba a sanar a un hombre en un día de reposo. Los fariseos seguían al pie de la letra Ex. 31:14 “Así que guardaréis el día de reposo, porque santo es a vosotros; el que lo profanare, de cierto morirá; porque cualquiera que hiciere obra alguna en él, aquella persona será cortada de en medio de su pueblo”. La idea del día de reposo nace como ejemplo mismo a la creación Gn. 2:3 “Y bendijo Dios al día séptimo, y lo santificó, porque en él reposó de toda la obra que había hecho en la creación.” y vemos como en Ex. 31:13 “En verdad vosotros guardaréis mis días de reposo.” Dios consideraba los sábados o días de reposo como suyos. Nh. 10:31 Nos dice que en los días de reposo ni siquiera se compraba nada a los mercaderes extranjeros que pasaran ese día por la nación.
¿Entonces que debe hacer Jesús, sanar o no sanar al hombre con la mano seca?
Is. 58:13 Si retrajeres del día de reposotu pie, de hacer tu voluntad en mi día santo, y lo llamares delicia, santo, glorioso de Jehová; y lo venerares, no andando en tus propios caminos, ni buscando tu voluntad, ni hablando tus propias palabras,entonces te deleitarás en Jehová; y yo te haré subir sobre las alturas de la tierra, y te daré a comer la heredad de Jacob tu padre; porque la boca de Jehová lo ha hablado. La idea de Dios con el día de reposo era separar un día de la semana para glorificar a Dios en todo el día, este texto no está diciendo que el pueblo deba hacer una cosa o la otra sino que le dice que deje de hace la voluntad de cada uno para buscar la voluntad de Dios. Al sanar a este hombre de la misma forma que en todo lo que hacía Jesús, enseñando, ayudando, sanando, consolando se estaba dando gloria a Dios, y por lo tanto era lícito hacerlo.
3. Por lo tanto Jesús pone al hombre al hombre en medio con lo cual vemos una doble función en lo que iba a hacer Jesús, por un lado sanar, por otro enseñar. Y hace una pregunta ¿Es lícito sanar en los días de reposo? Con esta pregunta Jesús está sacando a la luz los pensamientos escondidos de los fariseos. Quiere que se posicionen públicamente, que argumente sus opiniones, pero lo que buscaban los fariseos no era un debate sobre las formas de la religión judía sino un fallo de Jesús. Por eso callaron. Ante esta decisión vemos que Jesús se enfada. Esta ira o enojo de Jesús es una consecuencia natural de su rechazo total al pecado y su naturaleza divina. Ejemplo claro de su comportamiento hacia el pecado lo vemos cuando limpió el templo. Mr. 11:15-18. Ante el silencio de los fariseos Jesús sana al hombre de la mano seca.
        El v.6 nos dice que los fariseos tomaron consejo con lo herodonianos, no se nos habla mucho en la Biblia acerca de este grupo que no eran una secta como fariseos, saduceos o esenios. Pero actuaban como lobby o grupo de presión. Su nombre proviene Herodes porque apoyaban el gobierno de la dinastía de Herodes que era origen Idumeo, para gozar del favor del imperio.
        Aquí podemos ver que los enemigos de Jesús por muy distintas formas que tuvieran de pensar se unían en un frente común que era quitarse de la forma que fuera a Jesús de en medio.

 
        El siguiente episodio ocurre en el mar de Galilea. A pesar de sus conflictos con los fariseos. Jesús se hizo muy popular entre las personas comunes. Marcos es el único escrito de los evangelio que nota en este punto de ministerio de Jesús que las masas venían a Él desde toda parte de Palestina. Esto era debido a que la gente estaba convencida tanto de su poder para salvar como su disposición para hacerlo. Jesús no era como los fariseos que con su tradiciones y religiosidad cargaban al pueblo más que aliviar sus necesidades. Jesús enseñaba la verdad pero también sanaba y cuidaba al pueblo.
Muchos de ellos no querían esperar su turno para que Jesús y por eso muchos caían sobre él para que los tocase y sanase. Ante esta “masa fanática” Jesús le pide a sus discípulos si puede tener una barca lista a mano por si necesita refugiar y hablarles desde el agua. 

        Llama la atención el énfasis con que Jesús manda callar a los espíritus inmundos que estaban declarando que “Tú eres el hijo de Dios” ¿Porque Jesús quiere que no se sepa esta verdad? Puede ser que Jesús no quisiera que la boca impura de los demonios declarase una verdad como esa. Pero también puede ser y esta una explicación que a mí me parece más razonable. Jesús no quería que se declarara que Él era “Hijo de Dios” porque implicaba ser el Mesías. El Mesías largamente esperado. Sin embargo la idea que tenía el pueblo de Mesías no era la que Jesús era. El pueblo judío entendía al Mesías con un libertador que vendría a liberar el pueblo de la opresión extranjera, de la opresión romana. Esperaban un líder revolucionario que echara a los romanos y restaurara el reino. La situación política en Palestina en ese momento era la siguiente: Existía un imperio romano opresor. El imperio Romano para apaciguar los ánimos y evitar las revueltas abogaba por un régimen de semi-libertad. Esta semi-libertad implicaba libertad de culto. Por eso los judíos podían mantener sus sinagogas y su sanedrín. Pero este sanedrín no podía emitir sentencias de muerte, o sea que no tenían la última palabra. A cambio los judíos tenían que pagar impuestos a los Romanos. El encargado de mantener este estatus era Poncio Pilato quien contaba con un ejercito de más de 5000 hombres. El era quien validaba y ejecutaba las sentencias de muerte.  Ante esta ocupación había en Israel un sentimiento nacionalista anti-Romano muy profundo que se nota sobretodo en como eran considerados los publicanos, personas que voluntariamente trabajaban para recolectar los impuestos para los romanos. Y también en Mt.22:21
Donde vemos que le preguntan a Jesús si es lícito o no pagar impuestos a Cesar. Vemos como ese debate estaba en la calle.
       Jesús busca escapar de esa imagen de un revolucionario político varias veces. Jn. 6:14 Pero entendiendo Jesús que iban a venir para apoderarse de él y hacerle rey, volvió a retirarse al monte él solo. Vemos como Jesús que sí vino para ser Mesías y rey rechaza ser entronizado, por esta cuestión. Evitaba que la gente se formara una falsa imagen de su ministerio. Jesús no vino a la tierra a ser el Mesías que todos esperaban sino a ser el Mesías que todos necesitaban. Y esta imagen errónea de un libertador hizo que mucha gente tropezara y rechazara a Jesús.
 
        El último episodio nos habla sobre el llamamiento de los 12. La palabra llamó enfatiza el echo de que Jesús actuó según su propio interés soberano cuando escogió a sus discípulos. Y existe una distinción muy clara entre los discípulo de Jesús y los 12. Jn 6:66-71. Discípulo de Jesús era todo aquel que quería seguir a Jesús. Pero los 12 fueron. 1. Personas que decidieron seguir voluntariamente a Jesús. 2. Escogidos a dedo por Jesús. 3. Personas que nunca abandonaron a Jesús a pesar de las dificultades, o a veces no entender lo que pasaba.
Y según leemos la tarea para que lo encargó fue triple:
1. Asociación y educación: Los designó, en primer lugar, para estar una temporada con su maestro viéndole, oyendole y aprendiendo todo lo que quiso enseñarles.
2. Misión: En estrecha relación con lo precedente, el nombramiento fue para ser heraldos; es decir, los que reciben debe transformarse en dadores, los discípulos deben convertirse en apóstoles. Han de promulgar el mensaje de salvación por medio de Jesucristo.
Tan real fue esta autoridad que Jesús llegó a decir “El que a vosotros oye, a mí me oye; y el que a vosotros desecha, a mí me desecha; y el que me desecha a mí, desecha al que me envió.” Lc. 10:16 Los discípulos tienen la autoridad directa del Jesús, que la tiene directa del Padre, para predicar el evangelio.
3. Expulsión de demonios: Y esto es algo que los discípulo no podían hacer por sí mismos necesitaban la autoridad directa de Dios. La expulsión de demonios les podría servir para ayudar a otros, por otro lado sería una marca ineludible de que venían en nombre de Dios, como lo fue para Cristo.
          Que fueran 12 tampoco fue casualidad el número 12 indica perfección de gobierno. El servicio, la potestad y protección: características de un sistema perfecto de gobierno. Dios eligió 12 tribus para fundar la nación de Israel ya ahora elegía 12 hombre para gobernar la naciente Iglesia.
¿Porque Dios la Iglesia y no siguió con Israel? Porque Israel fracasó en el plan de Dios de ser luz para las naciones. Por eso se dice en Mt. 19:28 “vosotros que me habéis seguido también os sentaréis sobre doce tronos, para juzgar a las doce tribus de Israel”  Aunque este juzgar no se refiere tanto a evaluar si se ha hecho bien o mal sino más bien gobernar vemos como van a ser los discípulo quien tengan autoridad sobre las tribus.
Existe en el N.T 4 listas de los 12, todos ellos inluyen a los mismo 12 hombre aunque en algunos casos cambia el nombre. Es curioso que de las 4 lista el orden sea casi el mismo. apenas varia uno dos nombre de posición por lista. Y luego en Hc. 1:15-26 Tenemos el relato de como los 11 que quedaron busca sustituto a Judas, eligiendo a Matías.
         Vamos a intentar ver un poco de cada discípulo elegido por Jesús, hay alguno que aparecen infinidad de veces y tenemos muchas referencias, hay otros que aparecen menos en las Escrituras.
1.  Simón (Pedro): Era pescador de oficio. Jn. 1:44 nos dice que era de Betsaida. Simón era su nombre anterior a su encuentro con Jesús, este cambió su nombre por Pedro. Y no tiene fin de declarar lo que Simón era sino lo que iba a ser. Al principio Simón siempre oscilaba entre una posición la opuesta Jn. 13:8,9 (“No me lavarás los pies”).  Simón forma parte del círculo más íntimo de Jesús junto a Juan y Jacobo. fue testigo de muchos milagros prodigiosos ej: La transfiguración Mt. 17 y Mr. 9.
Simón era una persona de iniciativa fue el único que pidió ir caminando sobre las aguas en mitad de la tormenta. Fue Simón quien propuso elegir un sucesor para Judas Iscariote.
 
2. y 3. Jacobo hijo de zebedeo y Juan hermano de Jacobo: Estos dos hermanos era pescadores y probablemente debido a su naturaleza impetuosa, Jesús llamó a estos dos hermanos Boanerges, Esta palabra aramea es Marcos es único que la plasma y la traduce: “Hijos de trueno”.
Quizas haya sido este carácter el cual le llevó a pedir a Jesús que cuando estuviera en Su gloria les permitiera “el uno a tu derecha y el otro a la izquierda
Jacobo (también llamado Santiago) fue el primero de las apóstoles en morir Hc. 12:2 martirizado. Mientras que quizás Juan con toda probabilidad haya sido el último.
Jacobo (también llamado Santiago) es el que según la tradición Católico-Roma está enterrado en Santiago, a la cual debe su nombre.
 
4. Andrés: Era hermano de Simón. Jn. 1:41. También era pescador y llevó a Simón (Pedro) a Jesús. No hay muchas referencias acerca de él sólo que era discípulo de Juan el Bautista pero al oír el mensaje de Jesús decidió seguirle. Jn. 1:35.
5. Felipe: También era de Betsaida y fue de los primeros del grupo de los 12 que siguieron a Jesús. Jn. 1:43-45 se nos dice a los pocos día de bautizarse Jesús empezó a andar con Él.
6. Bartolomé (Natanael): Fue el discípulo que dijo “¿De Nazaret puede venir algo bueno?” Jn. 1:43 Cuando Jesús lo vio dijo de él “He aquí un verdadero israelita en quién no hay engaño”. Jn. 1:47
7. Mateo: Era recolector de impuestos para el imperio romano, labor que los fariseos y saduceos consideraban despreciable Mt. 9:11. La Biblia dice que Mateo “Lo dejó todo”. Abandonó su lucrativo negocio y confió en que Dios proveería para sus necesidades.
8. Tomás: De Tomás no tenemos mucha información más algunos pasajes donde se nos muestra bastante dubitativo ejemplo de ello es cuando le dic que Cristo ha resucitado y el exclama la conocida frase “ Si no viere en sus manos la señal de los clavos, y metiere mi dedo en el lugar de los clavos, y metiere mi mano en su costado, no creeré.” Jn. 20:25
9. Jacobo hijo de Alfeo: Llamado Jacobo el menor en Mr. 15:40 lo que se interpreta como que era corto de estatura. No hay mucha más información sobre él aparte de que María su madre había seguido a Jesús desde el comienzo de su ministerio hasta la Cruz.
10. Tadeo (Judas no Iscariote): Tadeo también tenía por sobre nombre Lebeo (Hombre de corazón), que viene a significar tranquilo, apacible, comprensivo. Probablemente este sobrenombre nos habla acerca de su carácter. Algunos estudiosos piensas que este Judas fue quien escribió la epístola que lleva su nombre, pero la descripción de “Judas siervo de Jesús y hermano de Jacobo” Jd. 1 también cuadra con uno de los hermanos de Jesús.
11. Simón el cananistas (o el zelote): “el canonista” es un sobre nombre arameo que significa zelote (lleno de celo). Este sobre nombre lo llevaría porque antes de ser discípulo de Jesús pertenecería al partido de los zelotes que eran un grupo nacionalista que odiaba a los romanos y luchaba para expulsarlos de Palestina. Los zelotes organizaban revueltas populares. Mr. 15:7 Nos habla de una revuelta popular, en la que estaba implicado Barrabás, donde había habido muertos. 
12. Judas Iscariote: Indentificado varias veces como el que traicionó a Jesús. Era una persona egoísta que no pudo entender el gesto de amor de María de Betánia cuando ungió a Jesús Jn. 12:1 Jesús llegó a llamarle diablo Jn. 6:70 también se nos dice que era ladró. Y sobre todo Juda pasa ala historia por su traición por ir a junto los principales del sanedrín y decirles “¿Qué me queréis dar y yo os lo entregaré?” Mt. 26:14-16.
 
      Lo que realza la grandeza de Jesús es que Él tomó a esta clase de hombre y los fundió en una comunidad de sorprendente influencia. El Señor realizó un milagro múltiple con estos hombres con todas sus faltas y debilidades.
      Jesús fue capaz de reunir a su alrededor y unir en una familia a hombres de trasfondos y temperamentos completamente distintos y en ciertos casos opuestos. Pedro el optimista y Tomás el pesimista, o Simón el exzelote con Mateo el publicano que trabajaba voluntariamente para el opresor Romano. Jesús lo atrajo con lazos de amor y ternura en inefable compasión. “Los amó hasta el fin” Jn.13:1.
 
      Conclusión: Debemos quedarnos con esta idea. Jesús uniendo a personas de distintos trasfondos, ideas y formas de ser para hacer de ellos una familia. De la misma forma que hace 2000 año esto pasó con los 12 también debe pasar en nuestras iglesias, todos venimos de trasfondos distintos, de distintas familias, distintas ideas en cuanto a política, historia, incluso distintas opiniones acerca de la Biblia e interpretaciones de ella. Pero unámonos todos bajo Cristo, dejémosnos influenciar por su amor, por su respeto. Porque si algo cambió la vida de estos 12 hombre y por extensión la historia de la Iglesia y del mundo, no fue el carácter impetuoso de Pedro, no fue la bravería de los Boanerges, no fue el buen corazón de Tadeo. Fue el amor de Cristo. De la misma forma lo que cambiará la sociedad no va a ser nuestra buena manera de hacer las cosas, no va ser nuestras capacidades para predicar el evangelio, no a ser lo bien que tocamos instrumentos o cantamos. Sino que va a ser el Amor de Cristo que reflejemos en nuestras vidas. 

Amén

Rechazados


     Hoy vamos a meditar en un texto muy conocido del evangelio, en donde vamos a ver la historia de Jesús y el endemoniado gadareno, o los endemoniados gadarenos, dependerá del evangelio en que lo leamos. Y me gustaría que meditásemos en como valoramos la vida de los demás. ¿Qué estamos dispuestos a renuncias por amor a nuestros hermanos de la Iglesia?¿Estamos dispuestos a que nos rechacen por nuestra forma de pensar?
Mc. 5:1-20; Lc. 8:26-39; Mt. 8:26-39.
 
         «Vinieron al otro lado del mar, a la región de los gadarenos. 2Y cuando salió él de la barca, en seguida vino a su encuentro, de los sepulcros, un hombre con un espíritu inmundo, 3que tenía su morada en los sepulcros, y nadie podía atarle, ni aun con cadenas. 4Porque muchas veces había sido atado con grillos y cadenas, mas las cadenas habían sido hechas pedazos por él, y desmenuzados los grillos; y nadie le podía dominar. 5Y siempre, de día y de noche, andaba dando voces en los montes y en los sepulcros, e hiriéndose con piedras. 6Cuando vio, pues, a Jesús de lejos, corrió, y se arrodilló ante él. 7Y clamando a gran voz, dijo: ¿Qué tienes conmigo, Jesús, Hijo del Dios Altísimo? Te conjuro por Dios que no me atormentes. 8Porque le decía: Sal de este hombre, espíritu inmundo. 9Y le preguntó: ¿Cómo te llamas? Y respondió diciendo: Legión me llamo; porque somos muchos. 10Y le rogaba mucho que no los enviase fuera de aquella región. 11Estaba allí cerca del monte un gran hato de cerdos paciendo. 12Y le rogaron todos los demonios, diciendo: Envíanos a los cerdos para que entremos en ellos. 13Y luego Jesús les dio permiso. Y saliendo aquellos espíritus inmundos, entraron en los cerdos, los cuales eran como dos mil; y el hato se precipitó en el mar por un despeñadero, y en el mar se ahogaron.
14Y los que apacentaban los cerdos huyeron, y dieron aviso en la ciudad y en los campos. Y salieron a ver qué era aquello que había sucedido. 15Vienen a Jesús, y ven al que había sido atormentado del demonio, y que había tenido la legión, sentado, vestido y en su juicio cabal; y tuvieron miedo. 16Y les contaron los que lo habían visto, cómo le había acontecido al que había tenido el demonio, y lo de los cerdos. 17Y comenzaron a rogarle que se fuera de sus contornos. 18Al entrar él en la barca, el que había estado endemoniado le rogaba que le dejase estar con él. 19Mas Jesús no se lo permitió, sino que le dijo: Vete a tu casa, a los tuyos, y cuéntales cuán grandes cosas el Señor ha hecho contigo, y cómo ha tenido misericordia de ti. 20Y se fue, y comenzó a publicar en Decápolis cuán grandes cosas había hecho Jesús con él; y todos se maravillaban.»
 
Para contextualizar un poco.
       Los gadarenos eran habitantes de gadara que era una de las 10 ciudades que formaban la conferencia llamada Decápolis. Eran ciudades sirias y otras fundadas por griegos de la época de Alejandro Magno. Asociadas para defenderse de los ataque provenientes de los países más orientales. El historiador Plinio da los siguientes nombres de ciudades:  Damasco, Filadelfia, Rafaná, Escitópolis, Gadara, Hipo, Dión, Pela, Gerasa y Canatá. Eran gentiles. Por eso se entiende que apacentaran cerdos animal impuro para el pueblo hebreo. Por eso se entiende que no conocieran a Jesús ni a su ministerio, pues la Palabra nos recalca varias veces que la fama de Jesús se extendía (Lc. 5:15). 
 
       La historia de el endemoniado gadareno es una historia que va más allá de una vida cambiada, va más allá que un acto de misericordia de un Dios bueno. En esta historia vemos rechazo, miedo, amor
 
       Los demonio que estaban dentro del hombre conocen la autoridad de Jesús, saben quien es (v.7) y saben que no tienen nada que hacer, que van a tener que salir. La frase es para la reflexión profunda “te conjuro por Dios” conjurar es rogar encarecidamente, aquí vemos a un demonio rogar encarecidamente por Dios. Reconociendo dos autoridades, una la de Jesús, directa, y otra indirecta la de Dios Padre como ser superior de ambos. Este versículo nos habla sobre los enemigos de Dios reconociendo Su poder y autoridad.
 
       Este demonio pide salir e ir a un hato de cerdos. Este hato de cerdos se precipita por un barranco matando a los cerdos, una pérdida económica muy importante. Los que cuidaban a los cerdos se asustan y se van a avisar a los del pueblo. Cuando llega la multitud se encuentra la siguiente escena Jesús, el que era endemoniado a su lado en su juicio cabal. Y tienen miedo. Normal, han visto la transformación del hombre pasar de dormir en tumbas a una situación normal. Ellos nos fueron capaces de atarlo con cadenas Jesús lo tenía sentado a su lado, normal que tengan miedo. Pero en vez de valorar lo positivo de estar sano, valoraron más la pérdida económica que habían tenido.
Y esta es la idea que me gustaría meditásemos, ¿Cuanto vale la vida de una persona para nosotros? A Jesús valorar la vida de este endemoniado, apreciarla, restaurarla, le costó que lo echaran de esa zona (v.17), no es bonito que te echen de ningún lado, por muy buenas palabras que usen. Le costó la oportunidad de hablar las buenas nuevas a mucha gente. Pero valoró más la vida de esta persona. 
       Los habitantes gadarenos tuvieron miedo y ante la imagen evidente de la mejora de una persona por la que ellos mismo se habían preocupado (v.3-4) valoraron más la pérdida económica que resultó de la muerte de los 2000 cerdos.
¿Cómo valoramos la vida de las personas que nos rodean?
 
       Mt. 9:35-36 “Recorría Jesús todas las ciudades y aldeas, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo.Y al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor.”
¿Cuando caminamos por las calles vemos así a la gente?¿Valoramos que son personas perdidas?¿Qué se van al infierno?, estamos dispuestos a que nos rechacen por intentar restaurarles hablándoles del evangelio. Estamos dispuesto a que nos pidan amablemente que nos callemos o que nos marchemos. ¿Estamos dispuestos a ser los raros en nuestros trabajos o nuestros estudios? o nos callamos por no molestar, o pensando que no nos van a escuchar. 
 
       No es complicado ver a lo largo de la escritura que por identificarnos con Dios, con Jesús, con su evangelio vamos a ser rechazados por algunas personas, incluso perseguidos en algunas circunstancias. No entendidos en muchas. Pero también es bonito ver que aunque nos rechacen Dios hace su obra. Aunque la gente rechace el evangelio, incluso de la boca de Jesús, Dios hace su obra. v. 18-20. Vemos como la gente rechazó a Jesús, pero el ex-endemoniado predica no sólo en Gadara sino tb en toda decápolis.
 
       Filp. 1:21-26 “Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia.Mas si el vivir en la carne resulta para mí en beneficio de la obra, no sé entonces qué escoger.Porque de ambas cosas estoy puesto en estrecho, teniendo deseo de partir y estar con Cristo, lo cual es muchísimo mejor;pero quedar en la carne es más necesario por causa de vosotros.Y confiado en esto, sé que quedaré, que aún permaneceré con todos vosotros, para vuestro provecho y gozo de la fe,para que abunde vuestra gloria de mí en Cristo Jesús por mi presencia otra vez entre vosotros.” Aquí vemos la actitud de Jesús reflejada en Pablo, 
 
       En este texto vemos esta actitud que tenía Jesús reflejada en Pablo. Pablo estaba dispuesto a renunciar a algo que estaba deseando por amor de los filipenses. Este es el amor que debería dominarnos. Estos dos pasajes son pasajes que nos hablan de dos contextos distinto. Jesús habla sobre evangelización. Predicar las buenas nuevas. Pablo nos habla dentro de la Iglesia, amor por los hermanos, pero la pregunta, la idea, es la misma. ¿Valoramos la vida de los que nos rodea? ¿Estamos dispuestos a gastar tiempo y esfuerzos en hacer como Jesús y predicar el evangelio, estamos dispuestos a gastar tiempo y esfuerzos en trabajar para la Iglesia de Cristo, para sus hijos?.

       Que Dios no ayude a saber negarnos a nosotros mismos, a arriesgarnos a ser rechazados por otros, para hacer su voluntad.

       Amen.