A la sombra de la cruz.


Una de las búsquedas más comunes en la vida de las personas es la búsqueda de significado de la propia vida, responder a una pregunta de  tan sólo 3 palabras  ¿Para qué vivimos? se ha convertido en una obsesión para una número no pequeño de personas. Los cristianos podemos caer en el mismo tipo de preguntas pero a diferencia del resto de los humanos tenemos un libro que nos puede dar respuesta a preguntas como ¿Para qué vivimos la vida cristiana?. La vida cristiana es algo que se vive a la sombra de la cruz de Cristo

Heb. 10:19-25

Este texto de Hebreo empieza con una locución adverbial, “así que”, lo que nos da a entender que este texto es consecuencia, o es resultado de otro anterior. Esto es así porque viene precedido de unos versículos donde el autor explica la figura de Cristo en relación con su sacrificio y como ese sacrificio nos hace libres del pecado. Una vez que sabemos esto pasamos a la idea que aquí se nos plantea, a que uso vamos a hacer de esta libertad que tenemos.

El autor empieza planteando un contexto directo de características de esta vida. Como si estuviera pintando un cuadro y primero nos dibujase la situación de donde se encuentran estas características. Y la primera de estas características es la libertad. La palabra libertad que usamos aquí en el original también significa denuedo o confianza, por lo cual nos trae la idea no solo de que tenemos la opción sino la exhortación a que lo hagamos de una manera exhaustiva, viva y con intención verdadera, sin esperar nada. La segunda característica es donde, al Lugar Santísimo. El lugar santísimo era el lugar únicamente reservado para que el Sumo Sacerdote entrara una vez al año para interceder por el pueblo, y tal era el peligro que iba atado con una cuerda por si moría poder ser quitado allí tirando de él, porque era la misma presencia de Dios. Era un lugar exclusivista, solo personas seleccionadas podían entrar en un tiempo y forma seleccionadas por Dios mismo. A nosotros puede que el echo de que se cite el lugar santísimo nos nos llame tanto la atención, pero para los hebreos, a los que van dirigida esta carta, era casi blasfemo decir que cualquiera tenía vía libre a él. La tercera característica es el cómo, haciendo referencia a la muerte de Cristo y que ha sido esta quien ha roto esa separación entre el lugar santísimo y los hijos de Dios, abriendo un camino, y aquí se usa esta palabra porque a los primeros cristianos en Jerusalén se les conocía como los del camino.  Este camino, que nos dice a través del velo es una clara referencia a cuando en los evangelios, se nos narra que durante la crucifixión, el velo del templo se rasgó, mostrando el lugar santísimo por último este contexto nos muestra el quién, el gran sacerdote, Cristo.

Así que este contexto nos muestra un estado, el de libertad, un lugar el lugar santísimo, como hemos llegado a esta situación y por último el quién.

¿Pero para que nos dice esto?, ¿para que recordarlo?, pues ahora el autor empieza una exhortación que va dirigida a los hebreos que se habían convertido al cristianismo,  pero que debido a que estaba empezando la persecución en Jerusalén en contra de los cristianos, estaban volviendo a los ritos del la Ley, para que no se les persiguiese. Esto es importante, entender que había detrás un abandono de la fe. Hoy en día no hay persecución y los motivos por los que la gente dejan de lado una relación directa y viva con Dios, son otros, puede que ocupaciones, la familia, querer tener tiempo libre, lo que sea, pero si que nos aleja de una vida vivida en el lugar santísimo.

Por eso es importante estas ideas o guías,

  • v.22 Debemos acercarnos: Acercarnos nos habla de voluntariedad, no debe confundirse con el echo de que Dios esté en un lugar físico sino más bien nos habla de disponibilidad del corazón (Sal. 73:27-28). Cuando Jesús estuvo en la tierra, nunca estuvo en ningún lugar donde no le quisieran, sino donde había alguien que estaba dispuesto a acercase y escucharle. Un ejemplo es Jesús en la tierra de los gadarenos, se fue, porque no querían que estuviese allí. Alguien dijo una vez que Dios es un caballero y que nunca va a obligar a nadie a hacer algo que no quiera. Pero eso no exime de que cada decisión trae unas consecuencias.
  • Con corazón sincero: en griego sincero alude a ser genuino y verdadero sin motivaciones ocultas. Nuestro interés por Dios, por su palabra por su iglesia debe tener únicamente una motivación dar gloria a Dios, con todo lo que hagamos. Hc. 5:1-10 es una historia triste pero muy conocida, un matrimonio que quiere hacer una ofrenda, pero con motivos equivocados, solo para aparentar espiritualidad, porque la verdad es que están robando dinero.
  • En plena certidumbre de fe: esta frase hace hincapié en una confianza absoluta en las promesas de Dios. Esta clase de confianza trae al corazón un seguridad que permite al creyente perseverar en medio de las pruebas que vienen en el camino. Este texto tiene más sentido cuando sabemos que estaban sufriendo persecución los destinatarios de la carta. Lc. 7:6-10 Nos cuenta la historia del centurión que tenía una fe inquebrantable en el poder de Jesús, hasta el punto de que Jesús se maravilla de ello. Una plena certidumbre de fe, es como una roca firme en la que asentar nuestros pies cuando la marea sube, sabemos que por muchas olas que aparezcan, la roca no se va a mover y nosotros estaremos seguros.
  • Purificados lo corazones de mala conciencia: Este texto evoca la imagen de las ceremonias y sacrificios del antiguo pacto, donde se rociaba con sangre como señal de limpieza espiritual. Pero aquí hace referencia a algo más, a la mala conciencia, o sea al pecado. Debemos venir a Dios con corazones perdonados, confesando a Dios nuestros pecados. Mt. 5:21-26 nos narra unas terribles palabras estas, no podemos estar a bien con Dios si no estamos a bien con otro de sus hijos.
  • Lavado los cuerpos con agua pura: Esta es una referencia al E.S. Nuestra vida debe estar llena de este Espíritu que nos hace santos, apartados para Dios para llevarnos de la incredulidad a la fe. Ap. 22:14-15 Aquí vemos como los que son lavados son considerado válidos para vivir eternamente, en cambio quien no es considerado un perro y echado fuera
  • Mantengámonos firmes, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza: A pesar de las dificultades el autor nos llama a mantenernos firmes, esto no era fácil para los receptores de la carta, lo cuales tenían la tentación de volver a los ritos judíos para evitarse ser perseguidos, en este caso tenemos el ejemplo de Jeremias. Jr. 20:7-12 Jeremías fue un profeta que se pasó su vida acusando a Israel y Judá con mensajes muy fuertes, ante esto el pueblo lo rechaza hasta el punto que quieren matarle y el Sumo Sacerdote Pasur lo ata a un cepo cerca del templo. Pero aún así, la confianza de Jeremías en Dios se hace inquebrantable.
  • Considerándonos unos a otros: La vida cristiana no es algo que se deba vivir únicamente en la intimidad o la soledad, sino que existe una vida colectiva en comunidad con los hermanos. También existe una llamado a cuidar los unos de los otros sobre todo a los más necesitados. Stg 1:27 La verdadera religión incluye ayudar a los necesitados, y creo que esto no necesita mucha explicación, a lo largo de toda la Biblia vemos en énfasis que se hace en que se ayuden los unos a los otros, tanto en la iglesia como con las personas de fuera de ella.
  • No dejando de congregarnos: Este es un problema universal que dos mil años después sigue preocupando a mucha gente en las iglesias, dejar de congregarse. Quizás dejar de congregarse es la muestra final y más visible de una vida cristiana que no se está viviendo correctamente, pero ¿si ya no hay un templo físico donde ir con su lugar santísimo? sino que Jesús lo a abierto a todo el mundo, ¿Hace falta congregarse? o podemos ir por libre. No congregarse tiene la gran problemática de que se pierden muchas bendiciones que por uno solo no se pueden recibir como, compañerismo, ánimo, exhortación. ayudar a otros, orar juntos. Y trae otras problemáticas porque no estar donde debemos estar nos puede hacer estar en un lugar donde el pecado está a la puerta. 2 Sam. 11:1-2 David debía estar en el campo de batalla, porque era su lugar en cambio estuvo en casa, esta decisión, que podemos pensar que es vanal, le hizo ponerse delante de la tentación, y acabó cometiendo adulterio, teniendo un hijo ilegítimo y cometiendo asesinato.

Hermanos, vivamos vidas dignas de un hijo de Dios, Cristo a preparado el camino a través del velo, ahora tenemos libertad y debemos usar esa libertad para venir a la presencia de Dios como dice en texto “acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura. 23Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió. 24Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; 25no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s