12 libros de la Biblia para hacer discipulado

12 libros de la Biblia para hacer discipulado

Extraído de la página Coalición para el Evangelio.

Una de las técnicas de discipulado más útiles es una que es frecuentemente pasado por alto: la lectura de la Biblia uno a uno. Es simplemente sentarse con otra persona y caminar juntos por el texto de la Escritura con ellos.

Leer la Biblia uno a uno es una actividad poderosa para el discipulado y debe ser parte de las herramientas que pastores usan para entrenar a otros en la fe. A menudo se pasa por alto en favor de algo diferente, más ostentoso o que esté de moda, mas la realidad es que las palabras de 2 Timoteo 3:16-17 siguen siendo verdaderas:

Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto (apto), equipado para toda buena obra.

No hay nada más importante que las Escrituras, que tienen las promesas de equiparnos perfectamente para toda buena obra. Esta es la razón por la que la lectura uno a uno es tan valiosa.

blog_pic03
Una de las técnicas de discipulado más útiles es una que es frecuentemente pasado por alto: la lectura de la Biblia uno a uno. Es simplemente sentarse con otra persona y caminar juntos por el texto de la Escritura con ellos.

Mientras cada libro y verso de la Biblia son inspirados por Dios y relevantes para cada persona, algunos libros de la Biblia tienen valores especiales en ciertos momentos y para ciertas personas. La lista que sigue recomienda una docena de libros de la Biblia para personas que no conocen al Señor, nuevos creyentes, y creyentes maduros.[1]

Libros para leer con inconversos

1. Marcos — Marcos es un buen libro para introducirnos a Jesús. Este libro corto y contundente obliga a sus lectores a contestar la preguntas, “¿Quien es Jesús?” y “¿Que significa seguirle?”[2]2

2. Eclesiastés — Este libro atrevido y relevante asombra a algunos inconversos por su excelente descripción de la naturaleza humana.

3. Juan — El propósito de este evangelio es llevar a los lectores a la fe en Jesús como el Cristo y recibir vida en Su Nombre (Juan 20:31), y es un libro idóneo de empezar con alguien que no conoce el Señor.

4. Genesis 1-12 — Los primeros capítulos de la Biblia explican la creación de Dios y su propósito en ella, por qué el mundo es así, y la promesa de bendición que sería cumplida en Jesucristo.

Libros para leer con nuevos creyentes

5. Lucas — El relato detallado y ordenado de Lucas comparte algunas de las historias/parábolas más conocidas de las Escrituras y se enfoca en el cumplimiento del Antiguo Testamento en Cristo.

6. Colosenses — ¡Cuán fácil es olvidar el evangelio por técnicas más “avanzadas” y religiones que prometen una relación más profunda con Dios! Colosenses nos recuerda que estamos completos en Cristo, pero que aún tenemos el llamado de crecer en madurez espiritual.

7. 1 Pedro — Este pequeño y práctico libro explica las implicaciones de la salvación, la nueva identidad de un creyente, y nos anima a perseverar en medio de la dificultad y el sufrimiento.

Libro Extra: Génesis — Nos ayuda a desarrollar una visión cristiana del mundo y puede contestar preguntas que todavía molestan a nuevos creyentes en cuanto a la creación, la naturaleza humana, la esencia de fe, la elección, etc.

Libros para leer con creyentes maduros

8. Romanos / Efesios — Escoja una de estas dos epístolas doctrinales para exponer el evangelio en detalle y compartir las implicaciones prácticas de creer en Cristo.

9. Deuteronomio — El quinto libro de Moisés provee un buen resumen de los primeros cinco libros del Antiguo Testamento. Introduzca a la gente en las riquezas del Antiguo Testamento con este libro que manda a sus lectores a escoger entre la vida o la muerte.

10. Salmos — La poesía en los Salmos guía al pueblo de Dios a alabar a Dios en su trayecto a través de las varias emociones y experiencias de la vida cristiana.

11. Isaías — Este libro es uno de los más difíciles de esta lista, pero vale la pena leerlo. Isaías es el segundo libro del Antiguo Testamento más citado por los apóstoles en el Nuevo Testamento y da a sus lectores un vistazo amplio de la identidad de Cristo como siervo sufriente y la gran historia de salvación en la Biblia.

12. Miqueas — Este profeta menor advierte de juicio por pecado y predica la salvación del Pastor-Rey a los arrepentidos.

¿Cuales libros han sido provechosos para ustedes en la lectura uno a uno? ¿Habías considerado esta herramienta? Déjanos saber con un comentario.


[1] Gracias a Marty Sweeney de Matthias Media y mis compañeros de LRI (Scott Polender y Sean Martin) por sus recomendaciones.

 

[2] John Piper recomendó dos sendas después de leer Marcos: Hechos o Romanos. Hechos continua la historia de Cristo que Marcos empieza y Romanos explica la teología en el trasfondo de Marcos y define el evangelio sistemáticamente.

Palabra viva.


Una de las razones por las cuales  el pueblo de Dios debemos darle más gracias a nuestro Dios es que Él se diera a conocer. Dios desde el principio, desde el huerto de Edén siempre ha estado interesado en no ocultarse, en que el ser humano, lo conociera, supiera su opinión, sus deseos lo que esperaba de Él. A lo largo de toda la historia bíblica vemos a Dios enviando a sus profetas para que enseñaran los mandatos y las advertencias de Dios, incluso envía a Su único Hijo a que nos hable de Él. Pero esto no se detiene hoy en día sino que Dios ha dado por escrito todo lo que Él quiso enseñarnos acerca de Él mismo. Y lo ha hecho preservándolo largo de tanto tiempo. Esto convierte a la Biblia en un libro único.

La Biblia no es otra cosa que las palabras de Dios. Y ella misma usa varios adjetivos para describirse a sí misma, alguno de los cuales vamos a ver en esta noche, pero quizá el más extraordinario de ellos es que la Biblia se describe a sí misma como un libro vivo. Como algo que tiene vida y que da vida. Un adjetivo que sólo está reservado para los seres vivos, pero que Dios usa para describir sus palabras. En el día de hoy vamos a meditar acerca de porque la Biblia, las Palabras de Dios son vida en medio de su pueblo.

Is. 55:9-12. Isaías se pasa muchos capítulos hablando acerca de castigos para los pueblos vecinos de Judá e incluso para la propia Judá y Jerusalén con palabras muy fuertes recriminándoles que se han alejado de sus palabras, de sus mandamientos y que sus rituales están vacíos.

En mitad de esta recriminación de abandono de sus palabras llega las promesas de la restauración para el pueblo de Dios que llegan por medio de la obediencia a la Palabra de su Dios el cual va a describir como son estas Palabras para ello usa una ilustración. La Biblia es un libro muy rico en ilustraciones que nos sirvan para asimilar conceptos, Jesús lo usa constantemente en su ministerio y aquí Dios lo usa para explicar sus Palabras.

Pero para ello empieza describiendo lo que genera estas palabras, los pensamientos y las intenciones. Los cuales los describe como más altos, y no un poco más altos sino que los compara con la separación que hay entre el cielo y la tierra. Las palabras de Dios salen de sus pensamientos que son más altos que los nuestros, así como altos son los cielos comparados con la tierra. Muchas personas a lo largo de la historia han intentado atacar a Dios por sus palabras o por sus hechos no cuajaban en la lógica humana, por ejemplo el escritor José Saramago que mirando las acciones de Dios como por ejemplo mandar a Abraham sacrificar a su hijo Isaac le hacía suponer que Dios no existía o si existía debía ser un ser cruel por pedirle a un padre que mate a su único hijo. Y es cierto que hay cosas que Dios hace o dice que nunca podemos entender, que son palabras que se escapan ante toda lógica humana, pero la razón de que se nos escapen no es que sean erróneas, es que nacen de unos pensamientos, de una conciencia que se nos escapa, porque están a una altura superior que la nuestra, nace de unos pensamientos basados en unas sabiduría, ciencia e inteligencia superiores, por eso cuando leemos ciertas palabras que salen de la boca de Dios no le encontramos lógica, de la misma forma que un niño pequeño no le encuentra lógica a ciertas cosas que sus padres le cuentan, pero debemos creérnoslas porque vienen de una mente superiores.

Estos elevados pensamientos se traducen en palabras ejemplificadas aquí en agua que cae del cielo haciendo fértil toda la tierra que riegan. La verdad es que la Biblia usa las ilustraciones en muchas ocasiones y una de las que usa es comparar la vida de los seres humano con la tierra. Lo hace por ejemplo en la parábola del sembrador donde cada tipo de terreno es una persona. Aquí lo vuelve a hacer de forma implícita. La Palabra de Dios es lluvia que cae sobre la tierra, la vida de los seres humanos, llevando vida en ella, haciendo germinar y produciendo fruto. Esta es la vida de la Biblia, la Biblia son las Palabra de Dios, los mandatos y la guía que Dios envía para nuestra vida y que aplicadas sobre nuestra vida producen estos frutos de vida. La Palabra de Dios es vida porque lleva vida allí donde cae. Y no lleva cualquier clase de vida sino que lleva vida que viene de Dios, o sea, vida eterna. Las Palabras de Dios producen vida eterna en la vida de las personas que las aceptan.

En Prv. 22:6 nos dice que debemos instruir a los niños en el camino de Dios para que de mayores no se aparten de él. Cada vez que abrimos la Biblia y compartimos sus verdades, sus mandamientos, sus correcciones estamos regando la Palabra de Dios en la vida de una persona, en Proverbios se refiere a la vida de un niño, pero también puede ser en la nuestra. Cada vez que abrimos la Biblia para nuestro estudio personal, para nuestro alimento diario estamos regando nuestra vida con estas palabras de vida. De la misma forma, siguiendo la misma ilustración si dejamos de leer la Biblia, si dejamos de ir cada día a ella nos secamos, poco a poco, nos volvemos áridos.

La ilustración del agua también nos habla de necesidad. Los seres vivos  necesitamos agua para vivir, no podemos aguantar más de unos días sin ella. De la misma forma necesitamos algo que nos guíe, necesitamos llenar nuestra vida de ideas y de filosofías de vida. Por eso existen tantas religiones y tanta filosofía relacionada con lo espiritual. Por eso hoy en día existen tantas personas que buscas significado de su vida en alguien que le adivine el futuro, porque a pesar de que se rechaza la idea de Dios existe esa sed dentro del ser humano que le lleva a buscar de una manera u otra saciarla.  Ante esta necesidad las palabras de Dios emergen como agua, pero no cualquier tipo de agua, agua pura y natural. La única que puede llevar vida, pues el agua adulterada o contaminada no va a producir fruto sino matar la planta.

Así que Dios, en Isaías, considera sus palabras como provenientes de una sabiduría superior a la nuestra, una sabiduría que nosotros nunca podremos alcanzar. Estos pensamientos se traducen en palabras que Dios permite que desciendan a su pueblo para que produzca vida en sus vidas. Esta son las Palabras de Dios, esta es la Biblia un libro que nace de los pensamientos de Dios de la sabiduría de Dios y que nos llega a nosotros para que la usemos en nuestra vida para producir vida.

Pero esto suena muy teórico, es una ilustración muy bonita y verdadera que nos deja claro como considera Dios a sus palabras, a sus mandamientos y ordenanzas, pero como se traduce esto de una forma práctica en nuestro día a día. ¿Cómo veo de una forma práctica que la Palabra de Dios es vida en mi camino?

Vamos a verlo a través de dos adjetivos que los dos autores del N.T. usan para describir la Biblia, vamos a ver como esta vida se aplica a nuestro día a día.

Hb. 4:12. El autor de hebreos nos dice que la Biblia es viva y eficaz como una espada de dos filos que entra hasta partir el alma y el Espíritu. Aquí se vuelve a usar las ilustraciones para mostrarnos que La Palabra de Dios es como una espada muy cortante que profundiza, que va hasta el fondo del alma y del Espíritu. La Bibla no es un libro que se queda en la superficie de la problemática humana sino que va a la esencia misma de su espiritualidad. Da igual en que época humana se viva si en el s. I o en s. XXIII la Biblia trata el tema fundamental del ser humano, su salvación, el pecado de lo aleja de Dios y el sacrificio de Cristo. Eso es lo que quiere decir que penetra hasta partir el alma y el espíritu. La Biblia es el libro más importante porque trata el tema más importante. De la misma forma que una espada de dos filos, muy cortante, es eficaz para llegar al fondo de la anatomía de un ser humano, la Biblia llega al fondo de la vida de los seres humanos. Da igual la edad, da igual la época. Por eso es eficaz porque es provechosa para todo el que en ella busca guía, da igual la edad, da igual la época de nuestra vida en la que nos encontremos la Palabra de Dios es eficaz para cualquier problema que tengamos. Podemos ser niños que estamos buscando leer historias de chicos que vencieron a gigantes, podemos ser adolescentes que dudamos de que lo que nos enseñaron en nuestra niñez sea cierto, podemos ser un matrimonio joven que queremos construir un hogar juntos, podemos ser un matrimonio con hijos adolescentes que nos ponen a prueba, podemos ser personas mayores que nos enfrentamos a nuestros últimos años de vida, da igual la época, da igual la circunstancia las Palabras de Dios son Palabras que tienen respuestas eficaces para nosotros. La Palabra de Dios muestra que es viva siendo eficaz en nuestra vida.

Hemos visto que la Palabra de Dios es vivía y que de una forma práctica esta vida se muestra en que es eficaz pero hay otro adjetivo que también describe a la Palabra de Dios está en otro texto muy conocido 2 Ti. 3:16 donde se describe a la Biblia como útil, lo cual es probablemente uno de los adjetivos más bonitos que podemos darle a algo. Cuando decimos que algo es útil decimos que es algo que nos es valioso porque nos sirve  y hace su función con excelencia. Esto convierte a las Palabras de Dios en una herramienta con la cual trabajar en nuestras vidas.

La Palabra de Dios es útil en nuestra vida porque nos prepara, nos hace mejores para algo. En este caso Pablo dice que la Palabra de Dios, cuando la aplicamos en nuestra vida, tiene el objetivo de hacernos perfectos, de hacernos semejantes a Cristo, con el objetivo de estar preparados para toda buena obra.

Pero este texto implica un esfuerzo por nuestra parte porque si tenemos la herramienta pero no la usamos no sirve absolutamente de nada. La Biblia, la Palabra de Dios, es útil en cuanto la dejamos que nos corrija, que nos enseñe, que nos instruya, pero  esto no es un camino fácil. Porque no nos gusta ser corregidos, no nos gusta que señales nuestros defectos, no nos gusta que nos obliguen a cambiar, pero es necesario para que la Palabra de Dios sea útil en nuestra vida.

La Biblia no es un libro mágico que leyéndolo ese poder nos llena y ya estamos preparados, sino que obedecerla seguirla lleva esfuerzo, no es fácil. 1 Pd. 2:1-3 Hay mucho que desechar, muchas cosas que nos gustan, a las cuales nos aferramos que son incompatibles con seguir la Palabra de Dios. Un hijo de Dios debe dejar de lado esas cosas y desear las palabras de Dios con la misma intensidad que un bebe desea la leche de su madre.

Al principio cuesta, porque no nos gusta, nos hace daño pero cuando nos damos cuenta de que la Palabra de Dios obra el cambio en nuestra vida, cuando vemos que nos hace más parecidos a Cristo llegamos a desearla como un niño pequeño desea leche de su madre, porque nos damos cuenta de que producen el mismo resultado, crecimiento.

Los discípulos de Jesús sabía eso y lo demuestran en Jn. 6:68. Ante el abandono de muchos de sus discípulos, en el versículos 60, además por ser las palabras de Jesús duras, Jesús se vuelve a los 12 y les pregunta si ellos también le van a abandonar. Las palabras de Jesús eran igual de duras para los que le abandonaron que para los 12, pero ante esta pregunta Simón responde que no tienen a donde ir, porque las Palabras de Jesús son las únicas que tiene vida. Este contacto que los 12 tuvieron con Jesús hace que no sólo le escuchen o que acepten sus palabras sino que las desean, no desean escuchar otras palabras, llevándolo a la ilustración de Isaías no querían otras aguas en su vida que no hubieran descendido de Dios, a pesar de que las palabras de Jesús en varias ocasiones les fueran duras a sus discípulos

Estas palabras  de Dios son vida para su pueblo son vida de forma útil y eficaz. Por eso debemos desearlas como los propios discípulos las deseaban porque permanecer en las palabras de Dios es permanecer en Cristo, permanecer en la viña del Señor Jn. 15:10 Aquí viene el propio ejemplo de Cristo, Cristo obedece las palabras de Dios, de su padre, a pesar de que estas palabras fueran duras “pase de mi esta copa, pero no se haga mu voluntad sino la tuya”. Sólo cuando permanecemos en las palabras de Dios, sólo cuando a pesar de no entenderlas nos aferramos a ellas, a pesar de no ser lo que todo el mundo hace las obedecemos, sólo así permanecemos en Cristo.

Así que hermanos usemos las palabras de Dios, las cuales son agua viva en nuestra vida. Porque dan vida eterna, dan frutos de vida en nuestro día a día. Dejémonos corregir por ellas, dejémonos guiar.

Como dice St. 1:22 seamos hacedores de la palabra y no sólo oidores. Porque acumular textos de la Biblia en la cabeza y luego no ponerlos en práctica no sirva de nada.

Seamos hacedores de la Palabra que es viva, útil y eficaz.

 

El final del desierto.


Tercera entrega de nuestra serie de artículos sobre el joven y el trabajo donde empezamos planteándonos  qué era el trabajo y que significado tenía en al vida del cristiano . Seguimos hablando de  lo adecuado de tomar buenas elecciones en la adolescencia , época de decisiones que marca nuestros futuro laboral. Pero una vez acabada esta etapa de formación, a veces de idealismo típico de la juventud, nos acercamos a la frontera, en ocasiones al precipicio, de tener que desenvolvernos en la vida laboral.

Existen ciertos días que se agarran a nuestra piel y se impregnan en ella para no abandonarnos el resto de nuestra vida, suelen ser momentos clave que marcan el fin de una época y el comienzo de una nueva como el día que nos enamoramos por primera vez, el día de nuestra boda, cuando nos convertimos en padres o en el que perdemos a un ser realmente querido. Son días de emociones, pero también de cierta incertidumbre ante este abismo que se abre ante nosotros llamado futuro.

Para llevar a cabo esta labor Israel necesitaba un líder a la altura de estas circunstancias, ¿Pero cuál era el curriculum de Josué?

El día que terminamos nuestros estudios es uno de estos importantes momentos. Por un lado es un época de cambio de juventud a la edad adulta, por otro lado es una búsqueda, o un intento, de independencia de la familia de origen.

Muchos jóvenes viven esta época a mitad de camino entre el éxtasis y el temor. El éxtasis de competir y comerse el mundo al sentirse muy preparados, quizás por la comparación con generaciones pasadas. Pero también el temor de no saber quién le puede ofrecer un hueco en una empresa para empezar a comerse el mundo. Esto último se viene acentuando en España por la situación agónica que nos encontramos donde  casi la mitad de los recién titulados no encuentran trabajo  y los pocos que tienen suerte de hacerlo es gracias a las becas que gobiernos y diputaciones son capaces de ofrecer.

No en pocas ocasiones antes de esta ansiada oportunidad el joven debe pasar por el desierto de la frustración de buscar y desear un trabajo y no encontrarlo. De redactar cientos de curriculums sabiendo que la mayoría acabarán en pilas de cientos de curriculums de los cuales sólo uno saldrá elegido. De recibir la consabida respuesta de “ es que no tienes experiencia ” a sabiendas que nunca la tendrás si nadie te ofrece una oportunidad. Pero un día, de una forma u otra, llega la oportunidad.

 Y llamó Moisés a Josué, y le dijo en presencia de todo Israel: Esfuérzate y anímate; porque tú entrarás con este pueblo a la tierra que juró Jehová a sus padres que les daría, y tú se la harás heredar. ” Dt. 31:7.

Josué es elegido para un nuevo trabajo. Después de cuarenta años vagando por el desierto, cumpliendo el castigo por algo que él no había cometido, todo lo contrario, Josué es elegido para dirigir al pueblo de Israel ante la próxima ausencia de Moisés. Con el ascenso de Josué empieza una nueva etapa en la vida de este pueblo que había salido años atrás de Egipto con la promesa de una tierra donde fluía leche y miel . Pero que por culpa de su propio pecado se vio abocado a ver como una generación enterca caía en el desierto.

A pesar de que el desierto fue duro la realidad es que la conquista de Canaán no iba a resultar para nada fácil.  Había naciones viviendo allí  que no estaban dispuestas a ceder su territorio sin luchar y ante las cuales el pueblo de Israel no podía dejar con vida, sino que tenía que exterminar.

Para llevar a cabo esta labor Israel necesitaba un líder a la altura de estas circunstancias, ¿Pero cuál era el curriculum de Josué?. Lo primero que podemos apreciar en su vida es la integridad (Nm. 13:30 ). La integridad personal es Josué le lleva a contradecir a todo el pueblo cuando se quieren echar atrás en la entrada misma de Canaán y volverse a Egipto.

Josué pudo ser apedreado por oponerse al pueblo en su decisión, pero su integridad le llevó a oponerse a algo que considera incorrecto. La integridad en el puesto de trabajo puede llevarnos al abismo de volver al de nuevo al desierto de la falta de empleo, no son pocas las empresas que incitan a sus trabajadores a saltarse normas éticas y directamente la ley amenazando con la excusa de que si no lo hacemos habrá veinte personas en la cola del paro que quieran hacerlo.

Pero la realidad es que la integridad es una roca a la cual debemos aferrarnos y no soltarnos. Uno de los peores males que sufre nuestro país es esta falta de integridad que tiene su máxima expresión en todos los casos de corrupción política que nos rodea (que gran ejemplo son para nosotros “ nuestros políticos ”, gente como José o Daniel) corrupción que brota hoy en día como el agua de la alcantarilla en un día de fuerte tormenta. Ante esto el joven cristiano debe esforzarse por ser ejemplo, muchas veces cuando hablamos de testimonio pensamos sólo en evangelismo, pero nuestra vida debe dar testimonio del comportamiento de un hijo de Dios en el puesto de trabajo.

Una de las tareas de la Iglesia es propagar la ética de Dios en la sociedad. Una de estas características debe ser un integridad que nos lleve como a Josué a enfrentarnos aunque sea contra todo el pueblo por defender la verdad.

Otra característica de Josué fue la valentía(Ex. 17:8-16 ). Pero esta valentía no es bravuconería barata sino seguridad en la dirección en que va nuestra vida. Josué era valiente dirigiendo militarmente al pueblo porque sabía que Moisés estaba intercediendo por ellos. Cuando hacemos las cosas ordenadas podemos ver la mano de Dios obrando y sentir la seguridad de que estamos donde Él nos ha querido poner.

Cuando entendemos cual es la función del trabajo en nuestra vida, cuando oramos a Dios por un puesto de trabajo, cuando entendemos que Dios nos ha dado este puesto y que quiere que estemos aquí podemos ser valientes y estar seguros donde estamos de la misma forma que Josué estaba seguro cuando sentía que estaba cumpliendo la voluntad de Dios al enfrentarse contra Amalec.

Otro aspecto importante en el “ currículum ” de Josué para poder hacer su trabajo de manera excelente fue aprender en la sombra de la experiencia. Josué pasó varios años aprendiendo de Moisés, de su liderazgo, de su forma de dirigir al pueblo, de tratar con Dios.

De la misma forma debemos usar los primeros años de nuestra vida laboral para cobijarnos en la sombra de la experiencia de personas que llevan más tiempo que nosotros es la manera de aprender y crecer. Podemos salir de una buena universidad con un buen expediente pero debemos  aprender a aprender  bajo la sombra de la experiencia de personas que, igual con menos estudios que nosotros, tienen esa experiencia y saber hacer que al final son los que marcan la diferencia a la hora de un trabajo bien hecho.

 Aconteció después de la muerte de Moisés siervo de Jehová, que Jehová habló a Josué hijo de Nun, servidor de Moisés, diciendo: Mi siervo Moisés ha muerto; ahora, pues, levántate y pasa este Jordán, tú y todo este pueblo, a la tierra que yo les doy a los hijos de Israel. ” Js. 1:1-2

Pero llega el día donde el que aprendía en la sombra debe tomar el mando. Josué pasa de ser el aprendiz a ser el que tiene que dirigir a un pueblo en guerra continua. Josué se convierte en el líder total del pueblo, política, militar y socialmente. De la misma forma los jóvenes debemos crecer allí donde estemos con la mente puesta en ocupar nuestro lugar tirando del carro cuando sea necesario.

Quizás nos pasemos años pensando que no somos lo suficientemente valorados, pero toda experiencia es poca ante el reto de tener que “ conquistar Canaán ”.

Los inicios nunca son fáciles, se suele decir, y mucho menos hoy en día donde sobra mano de obra inexperta, pero debemos aprovechar este tiempo de llegada a la tierra prometida para captar toda la experiencia posible, marcar patrones que definan nuestra vida laboral como la integridad y la valentía, con la cabeza siempre puesta en que un día nos tocará a nosotros luchar y servir de aprendizaje para otros.