¿ QUE SIGNIFICA SER CRISTIANO ? I

¿ QUE SIGNIFICA SER CRISTIANO ? I

Aunque vivimos en una cultura donde hay mucha influencia del cristianismo sigue siendo extraño oír a alguien que se define como cristiano. Sobre todo cuando somos jóvenes. Ser cristiano para aquellos que nos rodean es ser algo raro. Todos huyen de esa etiqueta. Cuando hablan de Dios o de la Iglesia siempre sacan alguna muletilla o comentario negativo/sarcástico para distanciarse y dejar clara su posición en contra de cualquier relación con el cristianismo.

Alejarse
Cuando hablan de Dios o de la Iglesia siempre sacan alguna muletilla o comentario negativo/sarcástico para distanciarse y dejar clara su posición en contra de cualquier relación con el cristianismo.

Nosotros mismos que asistimos a la iglesia tenemos problemas para decir que somos cristiano y responder a una pregunta que nos pueden plantear. ¿Qué significa ser cristiano? Porque yo puedo afirmar que soy cristiano, pero ¿qué significa eso? ¿Qué diferencias hay entre alguien que se denomina cristiano y alguien que no?.

vamos a comenzar con una definición del propio Jesús. Después de morir, después de resucitar, después de aparecer en varias ocasiones a los discípulos Jesús va a subir al cielo. Pero antes de irse quiere dejarles claro cuáles deben ser sus prioridades en su labor apostólica. Y sus prioridades no deben ser hacer cristianos.

16 Pero los once discípulos se fueron a Galilea, al monte que Jesús les había señalado. 17 Cuando le vieron, le adoraron; mas algunos dudaron.18 Y acercándose Jesús, les habló, diciendo: Toda autoridad me ha sido dada en el cielo y en la tierra. 19 Id, pues, y haced discípulos detodas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, 20 enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado; y he aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo Mt. 28:16-20

             Jesús manda a sus discípulos que salgan de Jerusalén y que se vayan al norte, a Galilea y para ser más concisos a una montaña donde él se reunirá con ellos. Cuando lo ven  algunos aún dudan de que esa persona que están viendo sea el mismo Jesús que vieron clavado en una cruz. Jesús entonces se acerca y empieza hablarles. La enseñanza principal está en el versículo 19 y principio del 20. Esta enseñanza se encuentra rodeada por una promesa de Dios en el versículo 18 y final del 20. La promesa es “yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” porque “Toda autoridad me ha sido dada en el cielo y en la tierra

Toda autoridad me ha sido dada en el cielo y en la tierra (v. 18): Esta autoridad es absoluta y soberana. Es un señorío sobre todo y es dada Cristo sobre “cielo y tierra”. El tiempo de la humillación de Cristo ha concluido y ahora el Padre lo ha exaltado sobre todo Fil 2:8-9. Cristo tuvo que humillarse (v. 7) “despojarse”. Después de esa obediencia que le lleva a la cruz (v. 8) el Padre lo exalta a los sumo (por encima de todas las cosas). El Padre le dio un nuevo nombre que es sobre todo nombre, el de Señor, que describe su naturaleza esencial y lo ubica más allá de todo el resto de la creación.  Esta es una prueba clara de sus deidad. Después de que Jesús vivió en la tierra, murió y resucito de entre los muertos su Padre lo exaltó y le dio autoridad como Señor sobre todas las cosas. Jesús mismo los dice cuando anima a los cansados y cargados a ir a Él. ¿Por qué a ir a él? “Todas las cosas me han sido entregadas por mi PadreMt. 11:27 ¿Qué cosas podemos ser más específicos sobre que le ha dado poder el Padre al hijo? Pues a lo largo de Mateo, hasta el capítulo 11 le ha dado poder sobre Satanás (4:1-11), los demonios (8:28-32), sobre enfermedades y dolencias (9:20-22; 9:1-8), los vientos y las olas (8:23-27), el cuerpo y el alma (9:1-8), sobre la vida y la muerte (9:18-19; 9:23-26) sus propios discípulos y la demás gente (cap. 10) autoridad para salvarlos (9.13) y juzgarlos (7:22-23).

Jesús puede hacer todas estas cosas por su relación única con el Padre “nadie conoce al Hijo sino el Padres ni nadie conoce al Padre sino el Hijo” Cristo es el único camino y salvador porque sólo Él conoce al originador de la salvación. Y sólo podemos conocerlo a través de quién se lo ha revelado. De aquí se desprende este llamado, Jesús no es cualquier maestro, no es como el resto de los líderes judíos o escribas, sino que es alguien único. Esta es una de las características de Cristo su extraordinaria unicidad. Que hace alusión a la cualidad de alguien que esta fuera del orden común, de alguien único. Cristo es único, no hay otro como él. No hay nadie que se pueda decir que es como Cristo, no hay nadie que se pueda comparar, ni Buda, ni Mahoma, ni Joseph Smith (fundador de los mormones) o cualquier otro. Él es único por eso es el único que puede salvarnos. También es el único que puede hacer este llamado a un grupo de hombres comunes como eran los discípulos para que prediquen el evangelio por el imperio Romano poniendo el fundamento de la iglesia y que a través de ellos saliera la revelación del N.T.

Esta extraordinaria unicidad de aquel al que se le ha dado autoridad sobre todo es necesaria para entender lo extraordinario del llamado porque es un llamado bajo la autoridad de aquel que es sobre todo.

jesus-christ-0206

De aquí se desprende este llamado, Jesús no es cualquier maestro, no es como el resto de los líderes judíos o escribas, sino que es alguien único

Jesús encomienda a sus discípulos a ir por el mundo predicando el evangelio del reino de Dios basándose no en sus propias fuerzas, ni en su inteligencia, ni tampoco en su habilidad sino en el poder de Cristo. Un poder que les capacitará para hablar la Palabra correcta en el momento correcto y que les acompañará allá donde vayan “he aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” (v. 20) este realmente es el detonante de todo lo que ocurrirá en Hechos. Cristo acompaña a sus Apóstoles a lo largo de todo su ministerio y con ellos va su poder y autoridad sobre la vida y la muerte, sobre la naturaleza, sobre las autoridades. Por eso el evangelio puede crecer a pesar a toda la oposición que va a venir en contra de estos once hombres y más tarde Matías y Pablo. Jesús quiere rodear su mandatos de autoridad y poder para que ellos descansen en sus palabras. Les dice yo tengo autoridad sobre toda persona, elementos de la naturaleza y situación, no os envío sólo ante el peligro sino que mi poder irá con vosotros acompañándoos y cuidando de vosotros mientras hacéis discípulos bautizándolos y  enseñándoles a guardar todas las cosas.

 

Este sigue siendo el llamado de todos los discípulos hacer más discípulos así hasta que Cristo vuelva a buscar a su Iglesia. Nosotros seguimos con este llamado.

Continuará….

 

Anuncio publicitario

¿Por qué la Biblia? IV La necesidad.

¿Por qué la Biblia? IV La necesidad.

Empezamos este estudio haciéndonos una pregunta ¿podemos conocer a Dios? Llegábamos a la respuesta de que sí podemos, porque Él se ha mostrado a nosotros. En el siguiente estudio veíamos como Él se había mostrado a lo largo de la historia hasta llegar a la revelación definitiva que es la Biblia.

Pero entonces podemos llegar a una pregunta ¿Por qué importa lo que diga la Biblia? Lo que creemos de la Biblia va a determinar cómo vamos a ver el resto de nuestra realidad. Lo que creamos de la Biblia determinará lo que creemos de Dios, de Jesús, de la Iglesiapsicologia, de nuestra sociedad de nuestra familia. Responder a esta pregunta es de vital importancia.

Así que empezamos con la autoridad que Dios le había dado, que es la misma que si Dios pronunciase hoy sus palabras. Así que desobedecerla o rechazarla es desobedecer y rechazar a Dios.

Hoy nos vamos a plantear la necesidad que como seres humanos tenemos de la Palabra de Dios.

NECESIDAD

La necesidad de la Palabra de Dios se puede definir como sigue: Tener necesidad de la Palabra de Dios quiere decir que necesitamos la Biblia para conocer el evangelio, para mantener la vida espiritual y para conocer la voluntad de Dios, pero no la necesitamos para saber que Dios existe ni para saber algo en cuanto al carácter de Dios y sus leyes morales.

La Biblia es necesaria para conocer el evangelio: (Ro. 10.13-17) Esta afirmación sigue la siguiente línea de razonamiento: 1. Da por sentado que uno debe invocar el nombre del Señor (de Cristo) para ser salvo. 2. Una persona sólo puede invocar el nombre de Cristo si cree en Él. 3. Nadie puede creer en Cristo a menos de que alguien le hable de Cristo. En conclusión, la fe que salva viene por el oír el mensaje del evangelio que viene a través del mensaje de Cristo.

La salvación sólo llega a través de Cristo, no hay otro camino que creer Jn. 3.18El que cree en Él no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios”. La Biblia es necesaria para nuestra vida porque es necesaria para la transmisión del evangelio. ¿Cómo conoceremos el evangelio si tenemos a la Biblia para que nos lo muestre? es el punto de partida. No es posible llegar a tener una fe que salva aparte del conocimiento específico de las palabras de la promesa de Dios.

La Biblia es necesaria para mantener la vida espiritual: Jn. 4.4  “No solo de pan vivirá el hombre, sino de toda Palabra que sale de la boca de Dios” Nuestra vida espiritual se mantiene mediante la alimentación regular con la Palabra de Dios de la misma manera que el pan (alimentos comunes) nos mantiene físicamente. De esta manera descuidar este encuentro regular con la Palabra de Dios es perjudicial para la salud espiritual. Dt. 32.47Porque no es una palabra inútil para vosotros; ciertamente es vuestra vida. Por esta palabra prolongaréis vuestros días en la tierra adonde vosotros vais, cruzando el Jordán a fin de poseerla.”. Pedro la compara con la leche que toma un recién nacido 1 P. 2.2. La Biblia es necesaria para mantenernos y crecer espiritualmente, porque sólo ella tiene el poder para hacerlo.

La Biblia es necesaria para el conocimiento certero de la voluntad de Dios. Cuando hablábamos de la revelación de Dios veíamos que existe una revelación natural que nos informa acerca de la existencia de Dios. Pero esta revelación natural es limitada y no puede informarnos acerca de la voluntad de Dios. ¿Qué es lo que Dios quiere para el ser humano? Si no hubiera Palabra de Dios escrita, no podríamos tener certeza en cuanto a la voluntad de Dios por otros medios tales como la conciencia, el consejo de otros, el testimonio interno del Espíritu Santo. Todo esto puede darnos una aproximación a la voluntad de Dios más o menos confiables, pero no pueden lograr una certeza.

En cambio la propia Palabra de Dios afirma Dt. 29:29. Dios nos ha revelado sus palabras para que podamos obedecer sus leyes y por consiguiente hacer su voluntad. (Sal. 119:1; Sal. 1:1; 1 Jn. 5:3) Para tener conocimiento cierto de la voluntad de Dios, entonces, debemos buscarlo mediante el estudio de la Palabra. Por consiguiente, el conocimiento de Dios y la creación  que se obtiene de la Biblia se puede usar para interpretar correctamente la creación que nos rodea. Podemos decir que necesitamos la revelación especial para interpretar correctamente la revelación general.

La Biblia no es necesaria para saber algo acerca de Dios. Sin la Biblia podemos llegar a algún conocimiento de Dios. Podemos obtener conocimiento de la existencia de Dios y de algunos de sus atributos. Sal. 19:1 Mirar el firmamento es ver la evidencia del poder infinito, sabiduría e incluso belleza de Dios; es observar un testigo majestuoso de la gloria de Dios. A través de elementos naturales cotidianos Dios sigue mostrándose “y sin embargo, no dejó de dar testimonio de sí mismo, haciendo bien y dándoos lluvias del cielo y estaciones fructíferas, llenando vuestros corazones de sustento y de alegríaHc. 14:16-17. Las estaciones, la comida que produce la tierra y la alegría de corazón de las personas dan todas testimonio del hecho de que su Creador es un Dios de misericordia, de amor e incluso de alegría. Estas evidencias de Dios están en toda la creación que nos rodea para que las vean los que están dispuestos a verlas. (Ro. 1:19-21) la creación de Dios, el poder y su existencia es evidente pero a través de “inútiles razonamientos” se extravían y se le oscurece “su insensato corazón”.

No sólo la existencia sino también la moral de Dios Ro. 2:14-15 la conciencia de los que no creen les da testimonio de las normas morales de Dios, pero a veces esta evidencia de la ley de Dios en el corazón de los que no creen es distorsionada o se suprime. El conocimiento para dar conciencia derivado de tales fuentes nunca es perfecto, pero es suficiente para dar conciencia a las demandas morales de Dios a toda la humanidad.

En resumen, la revelación natural de Dios nos permite conocer algunas aspectos como su existencia o moral pero es sólo a la través de la revelación especial a través de su Palabra como podemos conocer la voluntad de Dios. Saber que somos pecadores y necesitamos arrepentirnos para ser perdonados por Dios. Saber que sólo Cristo puede darnos vida a través de su sacrificio. Además de decirnos como vivir vidas que den gloria a un Dios que ha dado tanto por nosotros. Esta es la necesidad de la Escritura. Es necesaria porque por nosotros mismos no podríamos llegar a saber ninguna de esas cosas.