Contracultura cristiana.


Una pequeña desigualdad muchas veces marca una gran diferencia, esto es algo muy demostrable en el ADN humano donde una pequeña variación en uno de los cromosomas puede marcar la diferencia entre una persona rubia y una morena, o en una sana y otra con una enfermedad heredada.

De la misma forma ocurre con la cultura humana. Puede que todos los seres humanos pertenezcamos a la misma especie con las mismas características físicas, pero la diferencia de nacer en Japón a hacerlo en una tribu de Botswana hace que las diferencias culturales sean abismales.

Cada comunidad humana tiene su cultura propia, y son tan diferentes unas de otras, que uno de los mayores problemas que suele tener un extranjero en el país que lo acoge es la no adaptación a esa cultura, quedarse a un margen de ese grupo de normas no escritas que definen al grupo de individuos que viven en comunidad. Muchas de estas normas ni si quiera nos damos cuenta de su existencia, porque hemos crecido con ellas. Pero cuando alguien no se adhiere a ellas parece que no encaja en la sociedad.

Y me seréis por pueblo, y yo seré vuestro Dios.Jr. 30:22

La nacionalidad es un tema espinoso en nuestro país. A pesar de vivir en España hay grupos que no se consideran españoles sino que su identidad nacional pertenece a su región, o su cultura. De la misma forma nosotros vivimos en España y nuestro DNI lo corrobora, pero nuestra nacionalidad es distinta por que pertenecemos a otro pueblo, y con ello otra cultura. Quizás por ser una ínfima minoría (menor del 1%, según el CIS) tenemos la idea de que no pintamos nada y crecemos con la idea de que nuestra cultura cristiana nunca será representativa, ni a nadie le importa, ni gusta. Pero debemos sacudirnos este lastre y pensar que la cultura no se hace o se crea para gustar sino como forma de expresión. Y los cristianos tenemos mucho que expresar.

Podemos caer en el pensamiento acomplejado de que como ‘somos cuatro gatos’ y nunca vamos a tener nivel suficiente para que nuestra cultura se de un mínimo de calidad, pero Dios siempre ha dado capacidad creativa a su pueblo, esta capacidad sólo va en una dirección, darle gloria a él.

Tomen en cuenta que el Señor ha escogido expresamente a Bezalel, […] y lo ha llenado del Espíritu de Dios, de sabiduría, inteligencia y capacidad creativa para hacer trabajos artísticos en oro, plata y bronce, para cortar y engastar piedras preciosas, para hacer tallados en madera y realizar toda clase de diseños artísticos y artesanías. Dios les ha dado a él y a Aholiab […], la habilidad de enseñar a otros.Ex. 35:30-34

       Desde el comienzo de la iglesia somos llamados a la comunidad, esto no es un llamado a una burbuja sino a una cultura propia a una serie de ideas que impregnen cada una de las actividades que realizamos. Una música propia, un literatura propia, un lenguaje e ideas propias y todo esto no solo debe hacerse sino que debe hacerse bien. En innumerables ocasiones caemos en el facilismo de decir “lo que importa es que lo hacemos para Dios” como excusa a la mediocridad en lo que hacemos. Tenemos un Dios que no solo se merece intenciones sino la excelencia, la calidad, el cien por cien del potencial de su pueblo. 

Por eso es necesario fomentar una cultura cristiana, que en muchas ocasiones deberemos renombrar en contracultura debido a lo opuesto que será en relación con la cultura dominante. Fomentar nos habla de abrir huecos en nuestra vida de iglesia a formas creativas de enseñanza, alabanza. De dedicar tiempo a reflexionar y evaluar como hacemos las cosas para esforzarse en hacerlas mejor. Encauzar a los jóvenes que tienen idean innovadoras y cero miedo a equivocarse a que se expresen dentro de la comunidad de la iglesia. Abrir espacios y canales de comunicación para dar salida a esta creatividad, canales comunes y no exclusivistas dentro de una iglesia concreta o una denominación. A fin de lograr generar algo natural, una cultura propia.

Anuncios

2 comentarios en “Contracultura cristiana.

  1. Merci ! C’est une question essentielle aujourd’hui que celle de fomenter une véritable culture chrétienne. Je peux vous conseiller un philosophe français qui y contribue (il doit être traduit en espagnol) : Philippe Sers.

    Excusez-moi d’écrire en français, mais je ne maîtrise pas votre belle langue…

    1. Gracias por tu comentario Pascal!!!
      Necesitamos que la cultura cristiana empape nuestra sociedad, no solo que crean un mensaje, que es lo más importante, sino que vivan unos valores y moral acordes con la Palabra de Dios. Los cristianos debemos ser los primeros en dar ejemplo.
      Gracias por el consejo de Philippe Sers, intentaré conseguir algún libro de él.

      Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s