Voluntad.


Texto: Mr. 14:1-11

Nos encontramos en la última semana de la vida de Jesús concretamente en Miércoles a dos días de la Pascua. La Pascua conmemoraba la liberación de los israelitas de sufrir el paso del ángel de la muerte en Egipto, era una celebración anual que llevaba ligado la dedicación de los primogénitos. Esta fiesta se celebró en Jerusalén de forma colectiva hasta el 70d.C cuando el templo fue eliminado y los israelitas exparcidos por el mundo por el ejercito romano dirigido por Tito, que luego se convertiría en emperador. La pascua comienza el 14 del mes Nisán, primer mes del año, el que los hebreos salieron de Egipto, con el sacrificio del cordero pascual, el cordero de la pascua, hasta las primeras horas del 15. Luego comienza inmediatamente La fiesta de los panes si levadura que duraba del 15 al 21 de Nisán, los panes sin levadura fiesta que recordaba la prontitud con la que tuvieron que salir de Egipto donde sus panes no llevaban levadura. Se señalaba con toques de trompetas, sacrificios, celebraciones, suspensión de actividades ordinarias y donde fuese necesario.

Los líderes religiosos, en Marcos representados con los principales sacerdotes y los escribas, aunque en Mateo en esta historia también se nombra a los ancianos del pueblo, que eran los tres grupos que componían el sanedrín, intentaban apresar a Jesús “por medio de algún engaño” lo que nos deja por un lado claro que no tenían nada punible contra Jesús, sino no habría necesidad de engañarlo, y por otro lado “lejos de la multitud” con lo cual vemos que la sociedad estaba con Jesús, puede que la popularidad de Jesús no estuviese en sus momentos más álgidos, pero seguía siendo querido, aclamado y creído por la gente como podemos ver en Mr. 11:9-10Y los que iban delante y los que venían detrás daban voces, diciendo: ¡Hosanna! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!¡Bendito el reino de nuestro padre David que viene! ¡Hosanna en las alturas!”. Por el contrario los escribas y fariseos eran personas no queridas, temidas, pero no admiradas. Este trato de favor que la gente tenía con Jesús les convertía en realmente amargados “el mundo se va tras élJn. 12:19

Este echo hay que ponerlo en el contexto de la fiesta más importante de los hebreos en un momento donde se juntaban en Jerusalén más de dos millones de personas, lo que los enemigos de Jesús temían era una revuelta contra ellos y que les diera una excusa a los Romanos para destruir el templo, cosa que ocurriría en el año 70.

Así que evaluando todos los hechos y situaciones los escribas, fariseos y ancianos llegaron a la conclusión lógica de que era mejor esperar. Pero Dios tenían planeado de antemano que su hijo muriese en la Pascua como símbolo de ese cordero Pascual que hemos visto antes, un cordero pascual sustitutorio definitivo. Por eso permite que sea Judas, uno de los doce, quién trastoque los planes de los enemigos, para lo que ellos pensaban que era a mejor. La traición de Judas fue otorgar el momento, el miedo de los enemigos de Jesús era la gente, una revuelta y lo que Judas les proporciono por treinta monedas de plata fue un momento alejado de la gente. (Mr. 14:49) Vemos como Jesús les llama cobardes porque no se atrevieron a prenderle a plena luz del día. Fue Judas quien sabiendo donde iban a estar, a que hora y en que número les llevó hasta él.

Es curioso que los enemigos de Jesús estuvieran plantando matarle por años y Dios no lo permitiese, y cuando deciden esperar Dios hace su voluntad y Jesús es apresado.

Esto nos lleva a pensar en la voluntad humana y la voluntad de Dios. Muchas veces el ser humano por rebeldía y pecado o simplemente porque es necesario marca unos planes, pero Dios pone otros ej: David y Saúl. Dios, debido al pecado de Saúl, había decidido que el trono pasara a manos de David, pero Saúl quería conservarlo dentro de su familia, y a pesar de los esfuerzos que le llevaron incluso a la hechicería, se hizo la voluntad de Dios. En el libro de Ester vemos la como Aman quiso eliminar al pueblo judío, incluso se proclamó una ley que el propio rey no podía abrogar, pero a pesar de una situación límite, vemos como Dios había permitido que una de sus hijas lograra un puesto de influencia en el reino, Ester, de una forma totalmente inesperada, un concurso de belleza, y gracias a su intervención, el pueblo pudo defenderse e Israel continuó existiendo. Herodes quiso eliminar al Mesías matando a todos los niños menores de dos años, pero un ángel les dijo a sus padres que se fueran a Egipto y así el Mesías siguió viviendo. Esto mismo ocurre con la cruz, parece que Satanás vence, que no hay escapatoria, que el ungido, que el elegido es acorralado, pero los planes de Dios vencen al final, aunque haya que pasar por la muerte.

Y esta es una verdad que fluye a lo largo de toda la Biblia, la voluntad de Dios siempre permanece, por muy difícil que esté la situación, por mucho terreno que haya ganado el enemigo, por muchas reuniones que los seres humanos hagamos para trazar planes. Los escribas, fariseos y ancianos buscaron durante tres años como atrapar a Jesús, pero sólo lo hicieron en los términos que Dios había marcado para ellos, lo hicieron mediante una muerte que parecía transmitir su triunfo pero que acabó en una resurrección que marcó el triunfo de Cristo.

Cuan difícil es renunciar a nuestros planes, aunque sean bienintencionado por seguir la voluntad de Dios. Mt. 26:39-43Hágase tu voluntad” Para ver el ejemplo contrario a los planes maliciosos de los líderes religiosos no tenemos que irnos muy lejos, es el propio Jesús el que ante una situación que se le presentaba de dolor y sufrimiento injusto, no decide hacer su propia voluntad sino que declara que aunque él quería que pasara esa copa, nunca iba a renuncia a hacer la voluntad de su Padre. ¿Estamos dispuestos a sufrir por seguir la voluntad de Dios? ¿Estamos dispuestos a decir a nuestro Dios, Padre quiero esto, pero que se te haga tu voluntad aunque esto implique que yo voy a pasarlo mal?. De la oración de Jesús podemos sacar una guía de como seguir la voluntad de Dios a pesar de que sea difícil:

1. Orar: Siempre poner delante de Dios nuestra preocupación o nuestro problema o nuestros planes, cuantas veces en nuestra vida o en nuestras iglesias hacemos cosas para Dios sin consultar a Dios.

2. Reconocer: Reconocer que nuestros Padre es Dios y nosotros su creación, con lo cual él tiene la última palabra y aquí lo vemos en la humildad que presenta Jesús.

3. Pedir: La Biblia nos llama en múltiples ocasiones a que pidamos a nuestro Padre y aquí vemos a Jesús haciendo una petición que Su Padre no le concedió, pero la hizo. Así que podemos pedir a Dios, que él nos va a escuchar.

4. Aceptar: Sea cual sea la decisión debemos acertarla de buen grado, Jesús nunca se quejó de su tarea, aun que pidió no pasar por ella

3 comentarios en “Voluntad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s