Palabra de Dios.


Hay pocas cosas que nos hagan recordar a personas que ya no están con nosotros como las palabras. Algunos discursos dichos en momentos oportunos han hecho vivir, a las personas que los han pronunciado, en la “inmortalidad” de la memoria colectiva. Gente como Martin Luther King, Winston Churchill, Ghandi, etc. Son mundialmente conocidos por palabras inspiradoras que han cambiado la vida de las personas que les rodeaban y que siguen cambiándolas hoy en día.

“Estaba vestido de una ropa teñida en sangre; y su nombre es: EL VERBO DE DIOS.” Ap.19:13

        Juan nos dice en varias ocasiones que Jesús es el verbo (λόγος). Este verbo no sólo nos habla de la parte central de una frase sino que nos habla de discurso, plática, mensaje y enseñanza. De los miembros de la trinidad Jesús es el único al cual nos referimos con la palabra λόγος dándonos el sentido que es la persona de Cristo la que tiene el papel de comunicarnos el carácter de Dios y de expresarnos su voluntad. También de explicarnos la forma de unión al Padre después del pecado, la salvación. Mt. 11:27 “y nadie conoce al Hijo, sino el Padre, ni al Padre conoce alguno, sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo lo quiera revelar.”.

“Y Jesús volvió en el poder del Espíritu a Galilea, y se difundió su fama por toda la tierra de alrededor.Y enseñaba en las sinagogas de ellos, y era glorificado por todos.Lc. 4:14-15.

       La principal labor de Jesús como λόγος era la enseñanza, Él se pasó todo su ministerio en la tierra hablando con las personas. Jesús hacía milagros y curaba a la gente, pero todo lo acompañaba de enseñanza, de ilustraciones sobre el reino, sobre el amor de Dios, sobre la obediencia…

 “Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.  El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.Jn. 3:17-18.

       A diferencia de las palabra de gente como Gandhi, Churchill o M.L. King las palabras de Jesús marcan una antes y un después en las personas que las escuchan. Podemos escudarnos en que no creemos en Él, podemos decir que postergamos la decisión para más adelante, podemos poner la excusa que queramos, pero la realidad es que si no creemos en Jesús, en el λόγος de Dios, estamos condenados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s