Tesoros.


Bonnie Ware es una experta en cuidado paliativos y enfermos terminales quien compiló un libro con las cinco principales cosas que las personas se arrepienten antes de morir. Frases como “ojalá hiciera lo que realmente quería hacer y no lo que la gente esperaba que hiciera”, “ojalá hubiera tenido el coraje para expresar mis sentimientos, decirle a tal persona cuanto la apreciaba” o  “ojalá no hubiera perdido el contacto con tantos amigos” inundan las páginas de este libro. Es llamativo que ninguna de estas cosas que la gente se arrepiente sean materiales, nadie lamenta no haber conseguido una casa más grande, o un mejor trabajo, cosas perfectamente legítimas y que no tienen porque estar mal, pero vemos como cuando estas personas echan la vista atrás y ven desde la perspectiva de los años su vida, valoran otras cosas por encima, valoran a las personas por encima de las cosas, valoran los sueños por encima del dinero y se dan cuenta que hubo cosas que valoraron grandemente y que realmente no tenían ese valor.

Y esto nos lleva a unas preguntas, ¿Estimamos correctamente las cosas importantes, o realmente gastamos nuestras fuerzas en cosas que no tienen valor? ¿Cuales son para el cristiano las cosas con más valor? Mt. 6:19-24

Estos textos que están englobado en el sermón del monte y nos hablan de este tema donde tenemos que tener nuestra mirada, nuestro deseo, nuestro esfuerzo:

El v.19 nos dice que no acumulemos tesoros en la tierra, más bien acumulémoslos en cielo. ¿Qué significa los tesoros de la tierra? pues todo aquello que se quedará aquí el día que muramos, o sea, nuestra riqueza, nuestras posesiones, nuestra fama, nuestra posición social… todo esto es perdible, como dice el texto la polilla y el óxido destruyenlos ladrones lo pueden a robar. Nuestra riqueza puede ser robada o perdida, nuestras posesiones destruidas, nuestra fama hundida. Todo esto son tesoros en la tierra. Lc. 12:13-21. Jesús llama literalmente necio o falto de entendimiento a la persona que acumula riquezas para sí mismo, en vez de ser rico delante de Dios. Que es lo mismo que Jesús les está diciendo a sus oyentes en el sermón del monte con “más bien acumulen tesoros en el cielo” ¿A que se refiere estos tesoros en el cielo? Mt. 25:34-40 y aquí vemos un texto donde Jesús dice directamente “venid […] heredad el reino preparado para vosotros desde la creación del mundo” y la razón que aquí se expone es por ayudar a las personas que lo necesitaban. Jesús siente esta ayuda como suya y tiene recompensa, pues más a delante aparta de sí aquellos que no ayudaron. Esta recompensa es un tesoro en el cielo porque no se puede perder, no puede ser quitado, Dios lo promete y las promesas de Dios son verdad siempre. Vemos como ayudar a las personas necesitadas es depositar nuestros tesoros en el cielo. Pero no sólo eso, ocuparnos de nuestros hermanos en la fe, educar a nuestro hijos en los caminos de Dios, meditar diariamente en la Palabra de Dios, orar a él, esto son cosas que nos hacen tesoros en los cielos, porque pase, lo que pase en nuestra vida nunca caerán en saco vacío. Porque como dice el versículo 21 donde esté nuestro tesoro allí estará nuestro corazón, donde está nuestro tesoro ahí estarán nuestras inquietudes y nuestros deseos, lo que nos mueve.

Jesús acaba este fragmento con una sentencia, “nadie puede amar a dos señores”. No podemos poner nuestra vista en las cosas de Dios y a la vez en las terrenales (el joven rico) en la historia del joven rico, este dejó de lado seguir a Jesús por no querer desprenderse de lo que tenía, el pecado de este chico no fue tener, fue no ceder el primer lugar, y el primer lugar en nuestra vida no lo puede tener dos personas, o lo tiene Dios o lo tiene otra persona o cosa, se llame dinero, se llame familia, se llame iglesia, se llame como se llame, no se puede poner en el primer lugar de nuestra vida a Dios y a otra cosa.

Esforcémonos por las cosas que realmente valgan la pena, las cosas de Dios. Esforcémonos en la oración, en la Palabra en ayudar a las personas que realmente lo necesitan, porque esos son tesoros en los cielos, y al final será lo único que perdure.

Amén.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s